Los damnificados replican en contra de las declaraciones sobre el registro único: «hacen política con los afectados»

Fuente: Emilio Morenatti

Las personas afectadas por el volcán de La Palma se revelan ante las últimas declaraciones salidas de una entrevista de una de las responsables de la oficina del Registro Único y difundidas en distintos medios de comunicación. Así, desde la Iniciativa Ciudadana de Apoyo a los afectados por el volcán, declaran en el siguiente comunicado:

«Hoy asistimos a un nuevo capítulo en la denigración de los afectados como colectivo.  A estas alturas, la gestión de esta crisis está llena de desatinos. No por ser novedosa la irrupción de un volcán, sino por las ocurrencias desatadas y salidas de tono de algunos altos funcionarios y representantes públicos. La última, nada menos que la salida de tiesto de la responsable y a la vez Presidenta del Colegio de Trabajadores Sociales y responsable del equipo social de la oficina de las víctimas del volcán, Candelaria Delgado, que aseguró ante la Cadena Ser Tenerife que “al menos una de cada diez víctimas del volcán de La Palma ha mentido sobre su residencia para acceder a ayudas y viviendas sociales que no le corresponden”.

Es importante recalcar que Candelaria Delgado representa al Gobierno de Canarias nada menos que desde la oficina que atiende a los afectados por el volcán que es además un área muy sensible en el momento que estamos viviendo como lo es la asistencia social de los afectados que hemos perdido todo.

Es una absoluta y denigrante falta de respeto para el palmero, lanzar el mensaje desde la Administración de que no somos gente honesta ni confiable. La ciudadanía de La Palma no merece un titular semejante. La caza de brujas comenzó hace meses en el momento en el que para justificar el Presidente de Canarias los retrasos en la gestión de las ayudas y el fiasco del registro único dieron ejemplos concretos de personas que intentaban engañar al sistema poniéndolo como un todo de lo que estaba ocurriendo en el registro de afectados, y que por eso estaban analizando cuál inspectores del FBI los perfiles de los afectados. La gravedad del caso es que con sus palabras sembró las dudas de todos los que estamos inscritos en el registro único en declaraciones a los medios nacionales. Haciendo política con los afectados.

El problema no es que haya pillos y mentirosos en el mundo, la vida está llena de ellos. La cuestión es que al utilizar los micrófonos de la Cadena Ser o al difundirlo en los medios nacionales y publicarlo en internet, transmiten un único mensaje al mundo: los palmeros no somos de fiar y se nos tiene que vigilar.

Señores entérense de una vez. Lo que hoy tenemos en el Valle es el fruto del esfuerzo de los que nada tenían y que todo lo sacrificaron entonces. Siempre hemos sido una sociedad trabajadora y austera, muy sacrificada. Pero grande y generosa a la vez. Nuestros mayores regresaron de Cuba y Venezuela y crearon un Valle próspero del que hoy disfrutan nuestros hijos, hasta que llegó el volcán. Ya nadie recuerda los motores en las fincas para dar luz porque no había en las casas, o las tallas de piedra que depuraban el agua de la Caldera para beber por que no existía más que la del tanque, o de cómo gracias al trabajo colectivo de la familia con la ayuda de nuestros vecinos pudimos construir nuestras casas que con o sin papeles y teniendo seguro o no, fueron nuestro hogares hasta que se los llevó el volcán. Y las fincas, fueron trabajadas a mano y guataca, y no con retroexcavadoras. Nadie nos regaló nada y esa decencia de hombre y mujeres de bien, es la herencia del Valle.

Por lo tanto ni somos ilegales, ni ladrones, ni pillos. Somos gente corriente, fruto de nuestra historia y de nuestro esfuerzo. Nadie se acuerda ya de la penuria que se ha pasado en nuestra isla que solo fue superada con la dignidad y el esfuerzo del agricultor. Yo solo he visto humildad y orgullo en los rostros de mis vecinos. No somos en absoluto especuladores, ni mentirosos, ni caraduras como los medios de comunicación han trasladado en los últimos meses sobre el palmero. No hemos construido a los pies de un volcán, vivimos entre volcanes. No hemos sido ni somos ilegales como algunos medios nacionales se han empeñado en trasladar.  Y ni mucho menos somos pillos, o gentes en las que no se pueda confiar.

Luego centramos el tema. Caraduras los hay en todos sitios. Especialmente aquellos que duermen a pierna suelta mientras sus vecinos pasan penuria y hambre. Y que sentimos que muchos de ellos nos miran por encima de los hombros juzgando lo que somos. Difamando y soltando rumores y bulos. Y es precisamente la ley y la administración la que tiene y debe poner los medios para que la gestión sea transparente y eficaz para cazar al malo, pero también para ser diligente y justo con el afectado. Y hasta el momento, no lo está haciendo.

Por último es importante considerar que como funcionaria pública que es, Candelaria Delgado actúa en nombre de un órgano de la Administración de la Comunidad Autónoma ya que la Oficina del Afectado es una entidad creada por el Gobierno de Canarias, y ella misma es funcionaria del Gobierno de Canarias y por tanto, más allá de sus consideraciones u opiniones particulares no puede por ética o estética, transmitir semejantes titulares en los medios de comunicación. Pero ella no es la culpable ya que el Presidente del Gobierno de Canarias incluso el propio director de la Oficina, Sergio Matos, se han manifestado exactamente en los mismos términos. Sin ir más lejos ayer mismo en el programa Informe Trópico de Radio Televisión Canaria, Ángel Víctor Torres se despacha con todo lujo de detalles al respecto volviendo a sembrar la duda.

Pero no solo por prudencia y por respeto deberían medir sus palabras que afectan a todos los palmeros. Por Ley del Estatuto Básico del Empleado Público el funcionario debe y tiene que actuar con ética y observar los principios de objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad y sobre todo de confidencialidad. Y desde luego ninguno de los principios los han cumplido.

Nosotros desde la Iniciativa Ciudadana de Apoyo a los afectados por el volcán seguimos en movimiento, reclamando los derechos de los afectados, la transparencia en la gestión y la participación ciudadana en el Consejo Sectorial de Afectados. Ahora también defendiendo la dignidad y el honor de los palmeros en su conjunto. No difamen el buen nombre de La Palma, y mucho menos para tapar sus vergüenzas».