Los Llanos de Aridane premia la trayectoria de la tuna femenina Nazaret-Excelsior 

El próximo sábado a las 12:00 horas habrá un reconocimiento en la plaza Elías Santos Abreu

El Ayuntamiento de los Llanos de Aridane realizará un homenaje a la tuna femenina Nazaret-Excelsior, que fueron pioneras de la música de cuerdas, púas, percusión y coro en La Palma. El acto será en la plaza Elías Santos Abreu el día 13 de abril a las 12:00 horas. 

La concejala de Igualdad, Idaira Pérez, destaca la contribución de estas mujeres a la cultura palmera. “Unas referentes de nuestro municipio y unas pioneras que se supieron sobreponer en un mundo de hombres”, añade.

En 1966 este grupo de mujeres, de entre 14 y 16 años, formaron una agrupación musical en el colegio Sagrada Familia de Nazaret, con un amplio repertorio y número de actuaciones. 

A las pioneras de la quinta de la fundación (nacidas en los primeros años de 1950) continuó otra generación de alumnas más jóvenes del Colegio Nazaret, quienes siguieron el legado con más actividades.

El periplo de la Tuna Nazaret-Excelsior se desarrolló con ensayos, recitales y el aumento de su repertorio interpretativo. Cuando llegaban las fechas de Nuestra Señora de los Remedios, vestían la indumentaria tradicional de La Palma y participaban en la romería de San Isidro en su recorrido hasta el parque Conrado Hernández de las Casas. 

En los festejos de Navidad, volvían a cambiar la vestimenta, compuesta ahora por falda blanca, conjunto de punto de dos piezas de color azul marino y tocadas con un sombrero de fieltro con un lazo. 

En esos tournées brindaban a las componentes de la Tuna con bizcochones, bollas, chocolate, peladillas y almendras palmeras garrapiñadas. Para combatir el frío, se tomaban una copa de anís.

El éxito de las integrantes no fue solo a nivel local. Dos años después de la fundación y de la primera actuación pública en Los Llanos de Aridane, en las Navidades de 1967- 1968, se trasladaron a Tenerife en barco.  La aridanense Tuna Nazaret-Excelsior obtuvo el Primer Premio de Agrupaciones Instrumentales Juveniles en el concurso público Villancicos y Lo Divino, celebrado en el parque García Sanabria de la capital tinerfeña. El galardón constaba de título acreditativo, expedido el 5 de enero de 1968, trofeo y premio en metálico.

En la actualidad, algunas de las mujeres pioneras de la música de cuerdas, púas, percusión y coro han seguido practicando la afición a esta música que aprendieron en un centro escolar, lo que fue novedoso en los años sesenta.