Los técnicos desaconsejan una intervención en el Trasvase ante el riesgo de agotar su reserva

41

Llegó la segunda jornada de la Asamblea General extraordinaria del Consejo Insular de Aguas para exponer los informes técnicos relativos al túnel de trasvase. Este miércoles les tocó el turno de los cuatro ingenieros que con sus estudios desaconsejan cualquier tipo de intervención en esta infraestructura hidráulica.

Fueron el ingeniero técnico del Consejo Insular de Aguas, Francisco Martín; la doctora en Ingeniería de Minas, Elzbieta Skupien; el técnico del Servicio de Minas de la Dirección General de Industria del Gobierno de Canarias, Rafael Lario, y el doctor Eurogeólogo, Roberto Poncela, los que con sus exposiciones se opusieron a las teorías esbozadas el pasado lunes por el ingeniero en minas, caminos y puertos, Carlos Soler. Eso sí, viéndose en algunos casos interrumpidos por gritos y abucheos por parte de quienes llenaban las salas anexas al salón de actos en respuesta a algunas afirmaciones.

El primero en tomar la palabra fue Francisco Martín, quien en su intervención llamó la atención principalmente sobre las necesidades de contar con las infraestructuras necesarias para poder almacenar el agua en épocas de lluvia. También quiso hacer un repaso por las pluviometrías de los últimos años, en los que en los últimos dos años se ha pasado de los 400 litros por metro cuadrado a 150 el último año en la cumbre, dijo.

También quiso señalar que las medidas de la presión del acuífero con el consumo son inversas, y cuando se saca más agua de la que el acuífero es capaz de dar, no se está rellenando. Por eso indicó que “en estos días se están sacando por la boca de la Hermosilla 830 pipas. Estamos sacando más agua que la que el acuífero puede darnos”, para recalcar que “podemos sacar más agua, pero a costa de las reservas”.

Martín fue rotundo al indicar que “estamos tragando reservas. Nos estamos cargando el depósito”.

La segunda en intervenir fue Elzbieta Skupien, quien recalcó que “en los últimos años se han acumulado evidencias de cambio climático y de sus impactos sobre diversos sectores socioeconómicos y sistemas naturales, que afectan a la disponibilidad de recursos hídricos.”

Dijo también que “los nuevos escenarios como consecuencia de ese cambio climático llevan y van a llevar a una serie de alteraciones en las aguas subterráneas, y no sólo en el túnel de trasvase, todas las galerías van bajando sus caudales”.

Puso en duda los datos de infiltración facilitados por Carlos Soler, haciendo el cálculo a día de hoy, que supone que “de los 9,2 hectómetros cúbicos que han salido, sólo han entrado 7,4, agotando las reservas”.

Rafael Lario se centró en la seguridad de los trabajos en esa posible explotación de galerías, vinculada a la Ley de Protección de Riesgos Laborales, queriendo expresar las semejanzas entre una mina y las galerías de agua, y siendo tajante con la afirmación de que “he visto demasiados muertos en las minas y no quiero verlos aquí”.

Hizo especial hincapié en la toma de medidas de seguridad para trabajar en las galerías.

El último en tomar la palabra fue Roberto Poncela, quien dedicó los primeros minutos de su intervención para “reprobar la actitud indecorosa del doctor Soler” en su exposición del pasado lunes, añadiendo que no “voy a entrar al trapo en muchas de las disquisiciones del doctor Soler porque no tienen ningún sentido”. Además, acusó a Soler de haber creado una alarma social y “un producto de marketing como solución definitiva de un acuífero infinito”.

Posteriormente hizo un repaso de las pluviometrías de los últimos años y de su estudio sobre el corte geológico de La Palma, que dijo es muy distinto de la información que maneja Soler.

Señaló que el agua dentro del macizo insular tiene que racionalizarse, afirmando que “es una aberración agotar los caudales. Además, se encargó de desmentir los cálculos realizados por Soler en las posibilidades de aguas extraíbles, quien dijo “ha estado vendiendo humo”.

www.eltime.es