Medio MILLAR de fincas de aguacates y proteas en El Paso se quedan sin agua… y sin embalse

66

Las medianías de El Paso, que incluye una de las zonas de mayor producción de aguacates de la Isla con más de 70 hectáreas de este cultivo (150 fanegas) y hasta 9 hectáreas de Proteas, lo que suman más de medio millar de fincas entre ambos cultivos; sufren cortes y restricciones en el servicio de agua que impide regar a los cientos de propietarios adscritos a la Comunidad de Regantes de El Paso. Esta comunidad ha trasladado a su clientes que “con las actuales restricciones, NO podemos garantizar el servicio”.

Lo que ocurre en El Paso reproduce lo conocido hace unos días en el Sur de La Palma, en donde 250 hectáreas de una de las zonas más productivas de Canarias se han visto con serios problemas para que les llegue el agua que necesitan y, en donde, a partir del lunes, se anuncian riegos por turnos y con severas restricciones.

En El Paso la situación se tuerce más compleja aún por la ausencia de capacidad para el almacenamiento de agua. Según explica David Pérez, secretario de la Comunidad de Regantes: “A día de hoy nos surtimos al 95% por elevación, con el correspondiente sobrecoste, desde la boca Este del Túnel de Trasvase (al otro lado de la Isla) y con las restricciones no tenemos agua, nos cortan la elevación y nos quedamos sin recurso hidráulico porque a demás tampoco tenemos embalses”. Así, aclaró, “no hay margen de maniobra, el agua es insuficiente, no tenemos reserva y muchos se quedan sin agua”.

Equilibrar costes con respecto a otros municipios

En tal sentido, desde la Comunidad se comparte la solicitud hecha pública en ElTime.es por el alcalde de El Paso, Sergio Rodríguez, ante la necesidad de equilibrar costes: «El agua que sale del Trasvase por Hermosilla sale toda de debajo del municipio de El Paso, da igual de dónde venga el agua, lo que no puede ser es que Los Llanos y Tazacorte se la lleve toda y al Paso lo obliguen a ir a Aduares y de pague una elevación de las más grandes de España (700 m), y esos costes los tenga que pagar El Paso, tanto para riego como para abasto público». Esa elevación, concreta, «la debería pagar el Cabildo, ya que se trata de un servicio público y de una red de transporte de agua insular, la conducción Aduares- Hermosilla. Debería costarnos lo mismo a todos».

Esta red de riego pública con 700 contadores ha recibido incluso más presión en los últimos dos años con la suma de más de un centenar de agricultores que han “pedido auxilio” a la Comundad porque las galerías de donde se surtían habían perdido caudal. “No podemos negar el enganche que nos piden porque parte de la red ha sido desarrollada con dinero público”, aclara. Así que, ahora incluso son más los que se surten de una red que, para más inri, no tiene embalse de cabecera

Sin embalse de cabecera

David Pérez explica que “el problema mayor es que no tenemos capacidad de almacenamiento de aguas. Llevamos muchos años esperando por el Embalse del Riachuelo que, con 200.000 pipas de capacidad, apareció en el Plan Hidrológico Nacional en 2001, luego en el de Canarias en 2009, sin asignación presupuestaria y que en 2018 consiguió una partida de 1,3 millones nominativa con nombre directo al Cabildo Insular”. Pero, asevera este miembro de la Comunidad de Regantes, “el Cabildo no fue a buscar el dinero estando el proyecto redactado por el Consejo Insular de Aguas desde 2011”.

“También se ha hablado en el Consejo de Aguas de un depósito regulador de 12.000 pipas a la salida del túnel nuevo y tampoco se ha hecho. Son 4 años de promesas hidráulicas que no se han cumplido”, asegura.

La situación de esta red parece especial ya que todas las demás, el resto de redes de riego públicas de la isla, tienen embalses de cabecera. En el caso de El Paso, la red se ha desarrollado en precario sin este embalse.

«Con lo que pierde el Canal LP1 se surtiría a todo El Paso»

En El Paso, además de las 150 fanegas de aguacateros, sobreviven gracias al sistema de regadío de esta red diferentes cultivos tan importantes y en auge hasta este año como las Proteas, que suman hasta 9 hectáreas, así como naranjas, almendros, verduras y pequeñas fincas que han surgido de olivos.

David Pérez afirma que “con las brutales pérdidas” que sufre el Canal LP-1 de Fuencaliente, que tiene más de 50 años y pierde 200 pipas cada hora, “nosotros tendríamos para abasto público y para poder regar todos los cultivos de El Paso”.

“Sabemos del enorme esfuerzo que se hace desde el Consejo Insular de Aguas para que nadie se quede sin recurso hidráulico en este momento de grave sequía, pero entiendo que necesitamos más eficiencia en la política hidráulica insular”, finalizó.

www.eltime.es