Mónica Naranjo aterriza en La Palma en una de sus fases más creativa como artista

La artista viene para reencontrarse con su pasado, pero también para reinventarse

223
Fuente: El Time

La artista Mónica Naranjo ha sido una de las primeras grandes estrellas que participan en el Isla Bonita Love Festival en aterrizar en la isla. A su llegada, se realizó una charla con los medios de comunicación en el Centro de Interpretación de las Cavidades Volcánicas Caños de Fuego.

Mónica Naranjo, decidió adelantar a los medios la exclusiva de como será su actuación, ya que como bien dijo, actuará en acústico, acompañada al piano. Dando así “un salto sin red”, para pode volver al pasado, revivirlo, recordarlo, afirmando que será un encuentro muy bonito y que “el público nos lo está pidiendo”. Tras cuatro años sin pisar un escenario explica que «por tratarse de La Palma queremos hacer algo especial», dijo, con una presentación «especialmente diseñada para lo que va a pasar dentro de dos días. Nos apetecía muchísimo», en el que considera «el mejor momento de su vida».

También, los medios aprovecharon para preguntarle sobre nuestra Isla bonita, a lo cual destacó que «La Palma es el lugar para desnudarse y mostrar lo que uno hace, de una forma simple y llana», por eso, ha querido hacerlo «sólo con un instrumento», con el que «podemos dar forma a nuestra música y a nuestra magia, que es lo que merece el público». Y que mi historia de amor con La Palma comienza con Nacho Fresno, que está enamoradísimo de su tierra y de sus raíces. Nos invitó a hacer un reportaje maravilloso en La Palma y durante esa sesión de cuatro días conocimos y nos integramos en la isla».

También, la cantante, haciendo alusión al festival y sobre todo al papel fundamental en la búsqueda de la equidad, destacó que «las mujeres en mi familia han sido un gran ejemplo de fortaleza y de seguridad. Me crie en una familia de matriarcas y han significado todo en mi vida. No hubiera podido vivir todo lo que he podido vivir sin venir de dónde vengo, sin facilidades. Me fui de mi casa con 17 años, y con 18 ya vivía en Méjico sola».