No nos podemos doblegar ante el Gobierno de España y el Gobierno de Canarias, en cuyos intereses no parece estar el desarrollo socioeconómico del municipio.

Los gobiernos de España y Canarias no atienden a las demandas legítimas del Ayuntamiento de la Villa y Puerto de Tazacorte a pesar de la considerable problemática territorial sobrevenida a causa de la erupción volcánica de Cumbre Vieja, que ha dejado un 31,56% de los suelos sepultados bajo la lava, en los que existían más de 200 inmuebles, y el 60% del territorio incomunicado.

Asentamiento Rurales:

En vista de la dificultad para poder tener una oferta de suelo para la ejecución de viviendas fuera de los dos núcleos urbanos necesita Tazacorte modificar el ámbito de los diferentes asentamientos rurales que existían en el PGO vigente, que por otra parte fueron gravemente afectados por la erupción. 

El Asentamiento del Pampillo desapareció en su totalidad; Las Norias tuvo afecciones de coladas que destruyeron más de la mitad de las edificaciones; El Corujo en una cuarta parte aproximadamente quedó sepultado; Cabrejas más de la mitad destruido.

El Ayuntamiento pretende mejorar y ampliar urbanísticamente estos suelos. Sin embargo, nos tropezamos con la negativa de la Consejería de Política Territorial del Gobierno de Canarias. No entendemos que hablen de establecer suelos urbanos sobre las coladas en otros municipios y, por contra, se le niegue esa posibilidad a Tazacorte.

Asentamientos Agrícolas:

Cuando se aprobó el PGO en vigor los asentamientos agrícolas por los motivos de la normativa en vigor (año 2004) se dejaban sin la posibilidad de realizar nuevas edificaciones (capacidad de carga 0), se remitían a poner en ordenación las viviendas existentes. Pues en este momento lo que el Ayuntamiento requiere es que dentro de su ámbito se permita (como es normal) la construcción de viviendas unifamiliares.

Zona Comercial-Industrial:

El Gobierno de Canarias contempla suelos industriales tanto en Los Llanos de Aridane como en El Paso, negándosele, otra vez, la posibilidad a Tazacorte, cuyo objetivo es la clasificación de un suelo industrial con conexiones adecuadas con la nueva carretera de La Costa y la nueva LP2. Este suelo se ubicaría en una superficie no productiva (erial), con bajo coste y sin actividad laboral anterior, y que las actividades que se desarrollen sean de una nocividad muy baja o nula y alejada de zonas residenciales.

De esta forma, lo que pretende este Ayuntamiento es que sean actividades comerciales (almacenes), suministros agrícolas, bares y restaurantes, empresas de alquiler de vehículos o empaquetadoras de plátanos, entre otras.

Por otra parte, y con respecto al sector agrícola del municipio, con 200 hectáreas de cultivo sepultadas bajo la lava con unas pérdidas económicas de unos 10,4 millones de euros anuales, y 180 hectáreas aisladas y sin actividad productiva cuyas pérdidas se estimas en 9,3 millones de euros anuales, en estos dos años de inactividad, se pregunta este Ayuntamiento si desde el Estado y el Gobierno de Canarias se apostará definitivamente por el desarrollo del sector agrícola.