PACMA llama a las autoridades de La Palma a realizar una «gestión responsable» de los animales abandonados

El coordinador del Partido Animalista PACMA en la isla de La Palma, Fernando Martín, ha hecho un llamamiento a todas las corporaciones locales de la isla para que se "responsabilicen" de la gestión de los animales abandonados de forma acorde a la nueva ley estatal.

 El coordinador del Partido Animalista PACMA en la isla de La Palma, Fernando Martín, ha hecho un llamamiento a todas las corporaciones locales de la isla para que se «responsabilicen» de la gestión de los animales abandonados de forma acorde a la nueva ley estatal. Apunta que ha detectado diversas «irregularidades» a través de los distintos conciertos externalizados que las instituciones han llevado a cabo.


«Es conocida la precaria situación que vive esta isla en cuanto a la recogida y alojamiento de animales, máxime cuando estamos hablando de una cantidad importante de perros y gatos rescatados», reseña.

La Ley 7/2023 de 28 de Marzo de protección de los derechos y del bienestar animal, en su art. 22 dice que corresponderá a los ayuntamientos la recogida de animales extraviados y abandonados, y su alojamiento en un centro de protección animal. Sin embargo, desde el Partido Animalista cuestionan que esto se esté haciendo de forma generalizada.

La necesidad de un albergue insular en La Palma

«Un alberge insular, con una buena gestión y capacidad suficiente, se hace cada vez más necesario», sostiene Martín, «no obstante, sabemos que la realidad es la que es y pasará tiempo hasta que esto ocurra«. 

Denuncia que, actualmente, la situación en la isla es complicada, dado que las escasas protectoras o empresas existentes «no están preparadas» para realizar las funciones que la nueva ley les tiene encomendadas. «Están carentes de espacio para albergar a los animales y en unas condiciones ínfimas«.

Para Martín, la relación entre las protectoras y los ayuntamientos ha cambiado: «han dejado de lado el bienestar animal para convertirlo en una vía de escape para quitarse el problema de encima al menor coste posible». 


La Ley obliga a la fiscalización de las recogidas, entregas en adopción, fallecimientos o acogida de todos los animales, y corresponde a las entidades locales la inspección y vigilancia de las instalaciones de los centros de protección animal y de los animales que se alojen en ellas.


Desde PACMA aplauden «cualquier avance» en materia de protección animal que se pueda producir: «ha sido una satisfacción ver cómo los municipios de Breña Alta, Santa Cruz de La Palma, Los Llanos de Aridane y Tijarafe implementan medidas para erradicar los problemas que acarrean, por ejemplo, los fuegos artificiales», apunta Martín. «Así mismo, insistimos en el desarrollo de medidas educativas, formativas y de sensibilización ciudadana contra el maltrato animal y el abandono».