«Para Eco-Age fue muy sorprendente conocer que La Palma produce la seda de manera ancestral»