Para el sector vitivinícola «la lluvia ha sido un revulsivo, pero no debemos caer en esa trampa»