Piden ‘tolerancia colectiva’ con los aislados: «El virus no traspasa paredes»

189

Pese a que recientemente se dio a conocer un informe diario elaborado por la propia Consejería de Sanidad en la que se daba a conocer la ubicación por municipios de los contagiados por el COVID-19 en Canarias, se sigue evitando trasladar a la opinión pública informaciones sobre los lugares exactos… barrios, calles… en las que permanecen en aislamiento domiciliario muchos de esos casos, concretamente los casi 60 positivos controlados por el HADO. Al menos en La Palma, las autoridades sanitarias quieren evitar que el miedo colectivo al coronavirus se transforme en prejuicios vecinales.

Así, pese a que, según la propia gerente del Hospital, Mercedes Coello, en muchas ocasiones se le ha solicitado tal información, la misma ha sido negada: “Muchas veces me han preguntado, ¿dónde están los ‘positivos’?… pero, ¿acaso hay que ponerles una cruz o una estrella amarilla en la puerta de su casa?”.

“Esos contagiados en estado leve y, muchos asintomáticos – afirma Coello- están guardando cuarentena, todos ellos… no salen a la calle, y si tienen familia, no salen de su habitación, sino al baño y con unas normas estrictas de higiene”. Aclara que, “los ayuntamientos de toda la isla, a través de los Servicios sociales, a aquellos que no tienen cobertura, les están haciendo llegar sus alimentos y sus medicinas, cuando lo precisan y además están controlados por llamadas diarias de las FCSE”.

Ante las insistentes dudas planteadas, Sanidad habla de control absoluto de la situación, tal y como demuestran los datos contabilizados diariamente en La Palma.

“El virus no pasa puertas, ni ventanas, ni paredes… hay que enfrentar esos miedos con razonamiento”, explica la gerente. Así, insiste, “tiene que quedar bien claro que el virus tiene exactamente la misma manera de contagiarse que el resto de los virus respiratorios… por las góticas de flugge (microgotas que expulsamos al toser o estornudar), si estas gotas caen en objetos también pueden contagiar (pero bastante menos) porque tendríamos que tocarnos la cara, los ojos, la boca…”, explica la doctora.

Es por ello que hablamos de “distancia social” y se insiste en el lavado de manos, y en el uso de mascarillas. Es cuestión de realizar un ejercicio de “tolerancia colectiva”.

www.eltime.es