Policía y Guardia Civil se esfuerzan en ‘advertir’ a turistas y residentes que desoyen la alarma sanitaria

121

Los ayuntamientos palmeros luchan, con sus agentes locales y con el apoyo de la Guardia Civil y la Policía Nacional, según que casos, para que se cumplan los dictámenes del estado de alarma decretado por el Consejo de Ministros para luchar contra la expansión de la pandemia del coronavirus en España. En La Palma, además de los residentes, los esfuerzos se centran en hacer que los turistas que se encuentran en la Isla Bonita atiendan la orden de permanecer en viviendas, apartamentos y hoteles y salir a la calle solo en casos de necesidad.

Ha sido un día complejo para los ayuntamientos con espacios turísticos costeros, sobre todo. Puerto de Naos, en Los Llanos de Aridane, el Puerto de Tazacorte o la zona de Los Cancajos (Breña Baja) han tenido que redoblar esfuerzos con las policías locales para impedir la presencia ociosa de turistas, muchos de ellos desconcertados por las ordenes que les daban los agentes.

El primer día de restricción de movimientos en la calle amaneció en el Valle de Aridane con quejas vecinales, especialmente en los núcleos costeros, por la presencia de muchos turistas que no atendían al estado de alarma. Horas más tarde, con la actuación de los agentes, la cosa mejoró.

Tazacorte, con solo 4 agentes locales a disposición, se ha visto en la necesidad de activar a todos los efectivos para, con el apoyo de la Guardia Civil (como se ve en el siguiente video) tratar de vaciar la zona turística de visitantes. Incluso se tuvo que pedir a algunos establecimientos que cerraran sus puertas, tal y como se había decretado. La Playa del Puerto permanece cerrada.

https://youtu.be/5EOwNXC-sc0

Lo mismo, o algo similar, lo vivido en Puerto de Naos, en donde los agentes de la Policía intervinieron durante toda la mañana para mantener desalojada la playa y la avenida de turistas y transeúntes locales.

En el municipio de El Paso, por ejemplo, el concejal de Turismo, Omar Hernández, advertía de la presencia de numerosos vehículos de alquiler estacionados en el entorno del Pino de La Virgen, recordando que las Fuerzas de Seguridad realizaban su trabajo tras la declaración del estado de alarma que adoptó este sábado el Consejo de Ministros y la correspondiente limitación de los movimientos de los ciudadanos, salvo para ir al trabajo, volver a casa o buscar alimentos y medicinas. En tal sentido, rogaba públicamente a las empresas relacionadas con el turismo que refuercen la información a sus clientes sobre las obligaciones del decreto.

Los ayuntamientos con espacios turísticos se han puesto en contacto con agencias que trabajan en el sector terciario en La Palma para que ayuden a impedir que los visitantes de estos días no atienden la necesidad de mantenerse en sus establecimientos sin salir a la calle, una situación ciertamente compleja si se tiene en cuenta que esta misma semana llegaron cientos de europeos a La Palma en plena temporada alta, incluso pese a las masivas cancelaciones habidas en los últimos días.

Cierto es que también ha habido que “recordarle” a algunos residentes que sí deberían estar informados del complejo estado de emergencia sanitaria que padece toda España, incluida Canarias, la necesidad de no salir de casa por motivos que no sean estrictamente necesarios.

La proporción del daño económico que todo esto generará a las empresas del sector servicios en La Palma resulta en la actualidad imposible de calcular. Ese análisis es una cuestión a abordar en paralelo, tal y como ya está reclamando el propio empresariado.

www.eltime.es