Preocupación en el PEVOLCA por el ensanchamiento de la zona de colada 7

Además, se confirma la apertura de dos pequeñas fisuras eruptivas localizadas ayer al sur del cono principal, que ya están inactivas.

El PEVOLCA monitoriza la zona de colada 7 porque preocupa su ensanchamiento hacia la montaña de La Laguna, ya que amenaza con cerrar el acceso al punto de observación habilitado en esa zona, que es también donde despegan la mayoría de drones utilizados para monitorizar el avance de la lava.

El aporte de magma se centra fundamentalmente en las zonas centrales de los frentes de las coladas 7, 4, 5, 1 y 9, tanto en superficie como a través de tubos volcánicos.

En cambio, la colada número 10, la situada más al sur, que atravesó el cementerio de Las Manchas, se ha unido a la 11 y ha frenado su avance hacia el sur, por lo que, en principio, no parece que vaya a causar más destrozos según apunta el director técnico del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende.

Además, se confirma la apertura de dos pequeñas fisuras eruptivas localizadas ayer al sur del cono principal, que ya están inactivas.

La superficie total afectada, tanto en tierra como en la zona de las fajanas, es de 1.151 hectáreas.

María José Blanco ha  informado que ayer viernes no se pudo hacer una medición del dióxido de azufre en el penacho por las condiciones meteorológicas, aunque «muy probablemente» siga en valores altos, entre 1.000 y 29.000 toneladas diarias. Tampoco se pudo medir la emisión difusa de CO2 en el edificio de Cumbre Vieja.

En cuanto a la elevación en 6 centímetros del suelo en la estación más próxima al cono, ha indicado que se trata de un episodio local, y ha apuntado a la posibilidad de que las condiciones meteorológicas pudieran perturbar los datos.

La sismicidad intermedia y profunda siguen en niveles bajos, aunque se mantiene la posibilidad de terremotos de intensidad V y VI que puedan provocar pequeños derrumbes en zonas de pendiente, y la señal del tremor también sigue en niveles bajos.

Por su parte, la dirección de la nube de cenizas y humo prevista para las próximas 48-72 horas, hacia el este y sureste, lo que favorecerá a la operatividad del aeropuerto de La Palma, así como las bajas probabilidades de precipitaciones en ese mismo intervalo de tiempo, en todo caso débiles y en la vertiente este de la isla.

La cifra actualizada de personas albergadas en hoteles es de 526, 13 más que ayer, además de otras 43 dependientes, alojadas en centros sociosanitarios de la isla.

Según datos del Catastro, son 1.506 las edificaciones afectadas y 341,51 hectáreas la superficie agrícola arrasada: 212 de plataneras, 60 de viñedos y 26,42 fincas de aguacate.