Puntagorda pone en servicio una gran tirolina de 617 metros de longitud

La instalación, que atraviesa la pronunciada caída del barranco de Izcagua, constituye un nuevo recurso turístico para el ocio activo y de naturaleza

El Ayuntamiento de Puntagorda pone en servicio este viernes uno de los recursos de ocio activo que complementan su oferta turística, la tirolina de 617 metros de longitud que tiene su punto de salida en los Miradores de Izcagua, a una altura de casi 700 metros, y que atraviesa la pronunciada caída del barranco del mismo nombre.

 

El alcalde de Puntagorda, Vicente Rodríguez, que inaugurará la nueva instalación junto al representante de la empresa concesionaria del servicio, ‘Alquifuentespalda Díaz’, detalló que “este nuevo recurso turístico y de ocio supone una revulsivo más para consolidar al municipio de Puntagorda, y por extensión al conjunto de la comarca noroeste, como destino de referencia en turismo activo y de naturaleza”. El nuevo equipamiento ha supuesto una inversión de 234.899 euros con cargo al Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan).

La tirolina de Izcagua pone de manifiesto la clara apuesta del Ayuntamiento para fomentar las actividades deportivas y de ocio activo con el objetivo de dotar al municipio de atractivos turísticos que promuevan el desarrollo socioeconómico de la localidad. “Este nuevo equipamiento representa un referente para el municipio, como un hito que fusiona naturaleza y esparcimiento”, agregó Rodríguez.

Este proyecto dota al municipio de Puntagorda y al conjunto de la comarca noroeste de La Palma un valor añadido, con un atractivo cargado de singularidad en un entorno que ya de por sí es un auténtico motor del desarrollo local, con el Mercadillo del Agricultor, los miradores de Izcagua o el área recreativa de El Fayal.

La estación de salida de la tirolina, a partir de un equipamiento ajustado a la normativa de seguridad y a las exigencias de la Unión Europea, cuenta con un sistema de desplazamiento de cables de acero y estructura de frenado, además de una estética integrada en el entorno de acceso al barranco, mientras que la estación de llegada se ha instalado en el conocido como Camino de Verada Baja.

El representante de la empresa  ‘Alquifuentespalda Díaz’, Eduardo Díaz, explicó que “las ubicaciones de las estaciones de salida y llegada aprovechan las características orográficas del terreno para facilitar la integración de las actividades al entorno y minimizar el impacto visual”. “La plataforma de salida queda integrada con la pasarela de acceso, cuya estética es similar a la de los propios miradores y la llegada se ha ubicado junto a un sendero que conduce al punto de partida a través de un agradable paseo de 10 minutos a pie”.

La puesta en uso de la tirolina en Puntagorda oferta una experiencia emocionante, unas vistas panorámicas de gran belleza paisajística y supone el aprovechamiento sostenible  de un recurso natural, el Barranco de Izcagua.