Salud Mental La Palma incorpora un programa para la rehabilitación psiquiátrica en centros penitenciarios

Dentro del programa 'Promoviendo la Salud Mental en el Centro Penitenciario' ahora amplían sus servicios con un nuevo proyecto de 'Apoyo a la rehabilitación psiquiátrica'

Cartel 'Rehabilitación psiquiátrica en centros penitenciarios'

Salud mental La Palma incrementa sus servicios en el Centro Penitenciario. De los ya conocidos, y durante varios años ejecutados Talleres para el desarrollo de habilidades sociales dentro del programa Promoviendo la Salud Mental en el Centro Penitenciario ahora amplían sus servicios con un nuevo proyecto de APOYO A LA REHABILITACIÓN PSIQUIÁTRICA.

 

La situación de estar en prisión, la privación de libertad, es una de las experiencias más traumáticas que puede vivir un ser humano. Este medio expone a la persona a una separación familiar, a un ritmo horario no elegido, a una limitación de movimientos, a una convivencia involuntaria, etc. que pueden llegar a influir negativamente en la salud.

La existencia de personas aquejadas de enfermedades mentales internadas en centros penitenciarios es una realidad. En muchos casos, la enfermedad mental se halla en el origen del delito que estas personas cometieron. En ocasiones, la prisión se utiliza como un recurso de carácter asistencial a estas personas, que no han sido tratadas en su vida en libertad. En este sentido, la prisión constituye muchas veces la única alternativa realmente disponible ante las deficiencias de las políticas preventivas o de los dispositivos asistenciales comunitarios que, en general, deberían ser los utilizados como de primera elección.

La propia Institución Penitenciaria debe dar respuesta a la realidad objetiva que supone la presencia del enfermo mental en la prisión y a la pregunta de en qué medida la persona con enfermedad mental recibe una atención equiparable a la que le es ofertada a las personas enfermas del resto de patologías.

Enmarcado en los talleres realizados previamente, y en los últimos años, estas labores las realizaba un trabajador/a social, pero en este proyecto se incorporará un Psiquiatra cuyos objetivos será: Mejorar la Salud Mental en el medio penitenciario, preparar al interno para su futura salida a la sociedad, formar mediadores de Salud Mental que puedan trabajar como apoyo e influir en su medio, atender demandas puntuales, informar, si es necesario y el usuario lo autoriza, al trabajador social del centro y ofrecer una “escucha activa”