Sanidad implementa medidas en La Palma ante el regreso de grupos del IMSERSO

119

Mientras en el aeropuerto palmero se realizan desde el viernes controles sanitarios, que incluyen la toma de temperatura (según indicaciones nacionales aprobadas por el Ministerio de Sanidad), para detectar posibles contagios por coronavirus, se acrecenta la preocupación entre las autoridades responsables del control de la salud pública tras el regreso de viajeros a la Isla, especialmente grupos del IMSERSO que estaban fuera de La Palma durante la alarma sanitaria.

Son el grupo de mayor riesgo y también los que mayor control y cuidado necesitan, al encontrarse en el rango de población más vulnerable ante las consecuencias directas de la afección de la pandemia del COVID-19, tal y como puede verse en los datos diarios que emite Sanidad.

El Consejo de Ministros ordenó el pasado 10 de marzo la suspensión de todos los viajes del IMSERSO «para frenar la expansión del coronavirus y proteger a la población vulnerable”. Pero, la medida llegó cuando algunos grupos, como en el caso de mayores de La Palma, se encontraban ya con el viaje en marcha en territorio peninsular.

Hay que recordar que con el IMSERSO viajaban esta temporada 2019-2020 unos 900.000 jubilados. Los primeros grupos partieron de vacaciones el pasado mes de noviembre y los últimos lo pretendían hacer en junio, aunque el grueso de los viajes se realizarían antes del mes de mayo. Mientras, el vuelo de Madrid, con frecuencia reducida a 3 días a la semana y con ocupación a mínimos permitidos, está en el punto de mira de todos.

Así, esta situación mantiene en alerta a los técnicos sanitarios de La Palma para atajar cualquier incidencia al respecto y poder tener una respuesta inmediata, una vez realizados los controles pertinentes. En tal sentido se han implementado las medidas necesarias para estar preparados ante cualquier incidencia al respecto.

En el aeropuerto, tres voluntarias de Cruz Roja Española, junto con la Guardia Civil y el propio personal del aeródromo se encargan de velar porque no se ‘cuele’ ninguna persona con síntomas de portar el COVID-19.

Cualquier viajero que presente tal posibilidad será aislado para aplicar el protocolo sanitario de control médico, bien en el Hospital General o en el Coronhado creado en el Acuartelamiento de El Fuerte.

www.eltime.es