Se rebaja la alerta «máxima» por riesgo de incendios forestales en La Palma

La Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias ha actualizado la situación de alerta máxima por riesgo de incendios forestales, pasando a alerta.

La isla también se mantiene desde este jueves en situación de peraledas por temperaturas que pueden alcanzar en la vertiente oeste los 34º. Esta decisión se toma teniendo en cuenta la información facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología y otras fuentes disponibles, y en aplicación del Plan Específico de Emergencias de Canarias por Riesgos de Fenómenos Meteorológicos Adversos (PEFMA).

Recomendaciones a la población

Para prevenir posibles incendios se recomienda evitar encender fuego en el exterior, en caso de vientos fuertes y altas temperaturas; no tirar cerillas, fósforos o colillas, ni papeles, plásticos, vidrios o cualquier tipo de residuo o material combustible susceptible de originar un incendio. En zonas forestales no utilizar desbrozadoras, motosierras, grupo de soldadura o amoladora. En épocas de riesgo de incendios, para adentrarse en el monte es conveniente conocer bien el terreno, las vías de comunicación, caminos alternativos y procurar caminar siempre por zonas de gran visibilidad. Si se va a practicar senderismo, en especial en compañía de mayores y niños, hay que procurar no salirse de los circuitos señalizados. No acampar nunca fuera de las zonas habilitadas para tal fin, especialmente en áreas apartadas de las vías de acceso, ya que en caso de incendio se podría quedar rodeado por el fuego.

Respecto a los modos de actuación, si se ve un incendio, se debe llamar siempre al teléfono de emergencias 1-1-2, además de observar la dirección del fuego y prever rápidamente una vía de escape. Si el foco es pequeño, hay que tratar de apagarlo batiéndolo con ramas, echándole agua o tierra. Si no es posible apagarlo, no se debe correr ladera arriba, sino que hay que tratar de alejarse bajando por las zonas laterales, y en sentido contrario al viento. Es importante mantener la calma, no correr y prestar atención al terreno que se pisa. Si puede, habrá que dirigirse a zonas desprovistas de vegetación o ya quemadas. No hui hacia hondonadas o barrancos y vigilar la dirección del viento y sus posibles cambios.

Si hay humo en la zona, se debe tapar la boca y nariz con un pañuelo húmedo. Beber mucho líquido y no intente atravesar a pie o en vehículo las zonas con fuego o humo, porque la falta de visibilidad puede provocar un accidente. Además, es importante evitar llamar por teléfono, a fin de evitar que se colapsen las líneas.