Seis matrículas para poder salvar el CEIP Breña

Esta unitaria "es la única unitaria que permanece abierta en este entorno", explica a este medio David De la Torre Goya, coordinador de las Escuelas Rurales de Las Breñas.

Tan solo queda una semana para que el CEIP Breña pueda conseguir las seis matrículas que necesita para continuar abriendo sus puertas el próximo curso. Actualmente, el alumnado de este centro cursa sexto de primaria, por lo que en unos meses dejará su escuela para comenzar secundaria en otro centro. En septiembre de 2024 las aulas de CEIP Breña deberán dar la bienvenida a 6 nuevos niños o niñas de entre 3 y 12 años, que es el mínimo que exige la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, si no, esta unitaria se sumará a la lista de los centros que han tenido que cerrar.

David De la Torre Goya, coordinador de las Escuelas Rurales de Las Breñas, explica a este medio que esta unitaria se encuentra en San Isidro, una zona de medianías ligada a la agricultura y ganadería, sectores que se están abandonado. En concreto, esta unitaria «es la única unitaria que permanece abierta en este entorno».

En el artículo Escuela Unitaria de La Palma. Un modelo consolidado el Colectivo de Escuelas Rurales de La Palma explica la importancia de la escuela en el entorno como servicio básico, desde el punto de vista pedagógico y de relación de la escuela con el medio y desde el de la escuela como elemento fundamental para evitar la despoblación de las zonas rurales.

Con respecto al primero, la escuela desarrolla un papel fundamental a la hora de preservar la identidad de un lugar. En cuanto al segundo punto de vista, se parte de la base de que la escuela unitaria ha estado ubicada en las medianías -esto es, a mitad de camino entre la costa y las cumbres-, donde están las zonas agrícolas más fértiles. Sin embargo, el traslado de la población a zonas más urbanizadas ha supuesto abandono del entorno rural, descuidando la agricultura, un sector económico importante en la isla. En este sentido, se apunta en el artículo, la escuela unitaria juega un factor determinante porque ofrece un servio básico, que es la educación, “si las familias cuentan con una escuela cercana en su barrio o localidad, una escuela que además le ofrezca otros servicios comunes como acogida temprana, comedor, etc., esto ayudará a que sientan arraigo a su tierra y decidan quedarse en ella para desarrollar su vida. Por este motivo, la escuela es una apuesta segura para fijar población al medio”.

No obstante, tal y como se recoge en este trabajo, la escuela unitaria también tiene múltiples beneficios como el aprendizaje multinivel, una retroalimentación de conocimiento constante y el contacto directo con la naturaleza y el entorno. Además de que potencia el desarrollo integral del alumnado, la atención es personalizada, existe buen clima de convivencia dentro del aula y se fomenta la educación inclusiva. Del mismo modo, se trata de un entorno adecuado para aplicar nuevas metodologías.

El coordinador de las Escuelas Rurales de Las Breñas, a las que también pertenecen los centros de Las Ledas, San José, Botazo y Buenavista anima a aquellas familias que quieren que sus hijos e hijas de eduquen siguiendo un modelo incluido e individualizado a que visiten el centro y matriculen a sus pequeños.