Tony Acosta pide que se fije cuanto antes un calendario de acciones para activar el mecanismo de la Bajada 

Como miembro del Consejo Rector muestra su preocupación por el retraso en medidas tan importantes como el nombramiento de un gerente

Tony Acosta ha dirigido hoy un escrito al Consejo Rector de la Bajada de la Virgen para solicitar que se fije cuanto antes un calendario de acciones para activar todo el proceso que supone la celebración de las Fiestas Lustrales. “Hay gestiones que se pueden realizar más cerca de la celebración, pero hay otras que no permiten pasar más tiempo sin abordarlas, tanto por cuestiones temporales organizativas, como económicas”, advierte. 

Así, Acosta, como miembro del Consejo Rector, muestra su preocupación, entre otros asuntos, por la contratación de un gerente, señalando que el proceso administrativo de elaboración de pliegos, exposición pública, plazos de presentación, mesa de contratación y adjudicación conlleva unos plazos que podrían retrasar la contratación a menos de un año de la celebración de las fiestas y plantea estudiar la posibilidad de procesos abreviados para intentar recortar los plazos.

“Hay que establecer ya un calendario de consejos rectores, que sirva para impulsar de manera cierta todas las acciones dirigidas a poner en marcha realmente las fiestas”, plantea en su escrito.

Tony Acosta también señala que es necesario empezar a abordar el marco presupuestario de las Fiestas. “Hay que decidir, en primer lugar, la cantidad que aportará el Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma y la que aportará el Cabildo y que estas aportaciones se enmarquen dentro de las anualidades de 2024 y 2025, lo que nos permitiría empezar ya la preparación de la Bajada”.

El secretario local de CC insta, por otro lado, a resolver con inmediatez la propuesta para los principales actos de la Bajada y a realizar ya el reparto de dichos actos entre los concejales de la Corporación para poner al frente de las gestiones.

Por último, Acosta pide que se definan las infraestructuras necesarias para el desarrollo de las fiestas (locales, recintos, graderíos, iluminación, sonido, etc.) y que se determine la estructura de la organización en cuanto a personal, colaboradores y demás medios humanos necesarios para el desarrollo de las fiestas.