Un año después: en silencio piden a gritos «soluciones»

Centenares de personas se manifestaban este lunes 19 de septiembre en las calles de Los Llanos de Aridane, cuando se cumplía un año del inicio de la erupción volcánica, en una manifestación silenciosa organizada por los damnificados por el volcán.

El silencio fue el protagonista de esta marcha que se iniciaba en el IES Eusebio Barreto y finalizaba en la Plaza de España, con la lectura de una poesía y un emotivo manifiesto. Ese silencio, complementado con mascarillas negras; tal y como explican los propios afectados, simboliza «el mismo silencio que recibimos de las administraciones».

Con pancartas que reivindicaban la llegada de ayudas y la petición de certidumbre. En la manifestación se podían leer frases que pedían que se aumentara a 120.000€ las ayudas económicas, igual que se hizo en Galicia; que preguntaban dónde están los 30.000€ prometidos por el Gobierno de Canarias o que rechazaban más visitas políticas, a cambio de la llegada de ayudas. Entre estas y otras tantas peticiones, se podían también leer frases tan desgarradoras como: «el volcán destruyó nuestros hogares y la mala gestión política nuestras vidas».

La manifestación finalizó con la exposición de un manifiesto por parte del presidente de la Plataforma de Afectados por el Volcán, Juan Fernando Pérez, que emocionado expresaba el dolor de los damnificados y pedía soluciones «dignas» y «respeto» por las personas afectadas.

«Una gestión de francotiradores», fue la frase utilizada por Juan Fernando para denunciar la forma de gestionar la emergencia, en la que asegura «cada uno tira para su lado». Además, este momento también fue utilizado para volver a exigir la creación del consorcio en el que estuvieran representados los afectados y pudieran tomar decisiones.