Un informe técnico concluye que las casas contenedor para afectados del volcán «no son aptas» para vivir: «incumplen» la normativa de habitabilidad

El informe, remitido a EL VALLE por Luis Antonio Pages, miembro de la Plataforma Jaraco de Afectados de Puerto Naos y La Bombilla, hace un «análisis exhaustivo» de estas viviendas contenedor y llega a la taxativa conclusión de que «no pueden considerarse aptas como edificación destinada a morada o habitación de personas físicas de forma permanente o por temporada, sea o no de nueva construcción, ya sea libre o protegida, que, ya que no cumple las condiciones establecidas en el  decreto».

Entre otras deficiencias, el autor de este trabajo, que es arquitecto (cuyo nombre se prefiere guardar en el anonimato para esta noticia) enumera que se incumplen las medidas mínimas de las estancias  (dormitorios y estar y cocina), no cuentan con almacén, la cocina no tiene el frente mínimo exigido, adolecen de falta de aislamiento térmico y de protección solar, el baño no tiene ventilación y las ventanas del cuarto de estar  – cocina y dormitorio 2, dan a un espacio cuyo ancho es inferior al exigido, al tratarlo como patio, ya que cuenta con pared trasera de más de 3 metros de altura.

Además, en el cuarto de estar y el dormitorio 2, según este análisis técnico, tienen falta de ventilación e iluminación Según el referido decreto, las habitaciones en edificaciones de una sola planta, para que se supongan habitables deben tener un diámetro superior a 3 metros. El cuarto de estar-cocina y el dormitorio 2, dan a la trasera de la edificación, con el  problema de que dan a un muro de piedra de casi 4 metros de altura, pero que se encuentra a 1,87 metros de distancia desde la fachada de la edificación. «Por lo tanto, la separación es inferior a los 3 metros exigidos por este decreto, y se considera que no ventila lo suficiente, y por lo tanto no se pueden considerar espacios habitables», advierte el técnico que ha elaborado el estudio.

Son 126  las viviendas modulares con superficies que terminó de entregar el Gobierno canario en diciembre pasado, es decir, un año después de acabada la erupción volcánica, un tiempo que muchos afectados que esperaban por esta solución provisional consideraron excesivo. Estos contenedores tienen 50 o 60 metros cuadrados,  uno o dos dormitorios.

Pages pone de relieve que no son gratuitas sino que los adjudicatarios de estas casas metálicas tienen contrato de arrendamiento con el Gobierno canario como inquilinos,  que deben de pagar sus respectivas cuotas mensuales.

Pages: «Una falta de humanidad del Gobierno canario, que desespera aún más a los afectados»

LUis Antonio Pages, durante una concentración de afectados por la erupción.

Con este contundente informe en la mano, a raíz de que un residente en estas viviendas metálicas lo solicitara, Pages  quiere trasladar a la opinión pública que se siente «maltratado y engañado, así como muchos de los afectados por la pérdida de sus casas en la erupción, todo ello bajo un clima de impotencia», ante lo que  critica como «una falta de humanidad y la sospecha de un acto ilícito sin precedentes por parte del Gobierno de Canarias, y con el acuerdo de los responsables políticos insulares».

Asegura Pages que los habitantes de los contenedores en Camino los Choriceros (Los Llanos de Aridane) «ponen su voz de alarma, tras leer este informe técnico sobre el cumplimento del decreto de habitabilidad de sus moradas, porque no se explican cómo les entregan unas viviendas de uso temporal» sin las condiciones mínimas de habitabilidad exigidas por la normativa vigente.

A juicio de este miembro de la Plataforma Jaraco, esta solución temporal habitacional en contenedores ofrecida por el Gobierno canario «sólo ha hecho crecer la desesperación y frustración» entre las familias afectadas que perdieron su único hogar sepultado por la implacable lava.