Un seísmo de magnitud 5 sacude La Palma, mientras la nueva colada avanza hacia el oeste

Debido a la evolución de la emergencia, no se permiten los accesos a las zonas evacuadas ni por el norte ni por el sur. Se encadena, así, varios días sin que los vecinos puedan acceder a sus viviendas. Este lunes, 29 de noviembre, el Cabildo de La Palma celebrará un nuevo encuentro informativo con vecinas y vecinos de las zonas evacuadas.

La noticia de este domingo fue, sin duda, la confirmación de la apertura de varios
centros de emisión en el sector noreste del cono, con emisión de coladas en dirección noroeste, cuyos frentes avanzaban sobre terreno sin afección en la zona de Tacande. La apertura de estos nuevos centros también producía un deslizamiento en el flanco noreste del cono. Sobre el mediodía de este domingo, la nueva colada ya había sobrepasado la carretera de Tacande. Por la noche, desde Tajuya la incandescencia de la lava se podría apreciar cercana, avanzando. Hoy, sabemos que esa colada sigue avanzando hacia el oeste, amenazando nuevas zonas que no habían sido afectadas hasta el momento.

Debido a la evolución de la emergencia, no se permiten los accesos a las zonas evacuadas ni por el norte ni por el sur. Se encadena, así, varios días sin que los vecinos puedan acceder a sus viviendas. Este lunes, 29 de noviembre, el Cabildo de La Palma celebrará un nuevo encuentro informativo con vecinas y vecinos de las zonas evacuadas, situadas dentro del perímetro de seguridad. Para facilitar el acceso a la información la reunión se emitirá en directo.

Respecto o la sismicidad, tal y como informa Rubén López, vulcanólogo de Instituto Geográfico Nacional (IGN(, el tremor ha descendido a los valores de días anteriores, tras un pulso importante en el día de ayer. La sismicidad este domingo también alcanzó valores altos, con 136 terremotos. Esta mañana, la tierra ha vuelto a temblar con un seísmos de magnitud 5 e intensidad IV-V, a 35 kilómetros de profundidad, localizado en la Villa de Mazo.

TE PUEDE INTERESAR:

La calidad del aire, muy desfavorable en el Valle de Aridane