Una nueva colada discurre en dirección suroeste hacia Las Manchas

Este nuevo hecho en la erupción volcánica ha llevado a evacuar al personal que se encontraba en la zona.

Imagen compartido por el científico del IGN, Stavros Meletlidis, en su cuenta de Twitter

Durante la mañana de este viernes se ha iniciado una colada, que surge de uno de los focos situados más al sureste y que discurre dirección suroeste hacia Las Manchas. Esta nueva lengua ya se está monitorizando, aunque las últimas informaciones hacen referencia a un avance por zonas ya afectadas.

 

Este nuevo hecho en la erupción volcánica ha llevado a evacuar al personal que se encontraba en la zona y restringir el acceso por la zona su para vecinos y regantes, ni por vía marítima ni terrestre. Los vecinos de la zona norte tampoco han podido acceder.

Respecto al estado del resto de coladas, las que se derraman en la zona de El Frontón afectan a nuevas zonas por el norte, mientras que otras se desplazan hacia el oeste sobre coladas anteriores. Así, por la parte norte del cono no se aprecia variación, aunque continúa un avance en la zona alta, que discurre lentamente, volviendo a llegar nuevamente a la altura de la carretera de Tacande, sin separarse de la colada primigenia. Actualmente, el discurrir principal de la lava es por la zona central, dondese intuye cierto aporte a la colada 7.

Disminuye la actividad sísmica a profundidades intermedias, aunque se registra un nuevo episodio de inflación local en las cercanías de Jedey, estación LP-03, de unos 6 centímetros en la componente vertical, que se relaciona con la alimentación del proceso eruptivo. Hay una estabilidad en el resto de la red, con alguna estación mostrando una ligera deflación. El tremor, poro su parte, ha ido de valores intermedios a valores más bajos. La calidad del aire es buena en todas las estaciones, a excepción de Puntagorda donde es regular.

En la actualidad, las coladas afectan a una superficie total de 1.144 hectáreas. Según los datos facilitados por Copernicus, las construcciones afectadas ascienden a unas 2.891, de las cuales 2.790 han sido dañadas en su totalidad y 101 en peligro o en riesgo. En cuanto a las infraestructuras viarias, se calcula que hay más de 70 kilómetros de carreteras afectadas por la erupción.