Una valoración epidemiológica el 10 de septiembre decidirá dónde sí y dónde no comienzan las clases en Canarias

327
ANGEL VICTOR TORRES - ARCHIVO
ANGEL VICTOR TORRES - ARCHIVO

El Presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha informado este lunes ante los micrófonos de Onda Cero Canarias que, aunque el inicio de las clases en el Archipiélago está previsto para el día 15 de septiembre, esto no se hará sin antes realizar una valoración epidemiológica en cada distrito, municipio e Isla.

El próximo 10 de septiembre será la fecha en la que el Ejecutivo Autonómico se reúna para comprobar que “se está en condiciones de empezar”, ya que, es posible que “con el índice de ciertos lugares, no se puedan empezar las clases”.

Torres indica que hay que tener en cuenta que “la única opción de que sea totalmente seguro es tener una vacuna”, por lo que “puede haber contagios en los colegios”.

En aquellos lugares en los que sí se pueda poner en marcha “la vuelta al cole”, se establecerán las medidas que establece el protocolo acordado  en la Conferencia Sectorial conjunta de Educación y Sanidad. Un protocolo que, entre otras medidas, comprende la obligatoriedad del uso de mascarillas a partir de los 6 años; la implantación de aulas burbuja y grupos de convivientes en infantil y primaria y distancia social en secundaria y bachiller; la realización de pruebas PCR, etc.

Rebrotes

En lo que se refiere a los rebrotes que se viven en las Islas durante las últimas semanas, Torres ha asegurado que es algo que “esperábamos”, aunque con un porcentaje “menor” que el esperado.

El Presidente ha hecho referencia a que se han ido tomando decisiones y endureciendo las medidas según “el momento que se vivía”. En este sentido, Torres ha destacado el “relajamiento” que ha habido en la sociedad durante el mes de agosto, algo que obligó a endurecer las medidas en ámbitos como el ocio nocturno.

Ángel Víctor Torres ha reiterado que “la clave está en el comportamiento individual” y  la importancia de “hacer cumplir las normas” porque un nuevo confinamiento “desde el punto de vista social y económico es la quiebra total”. En este sentido, desde el Ejecutivo se plantea establecer las máximas sanciones ante el incumplimiento.