Viviendas modulares: «Dificultades» de materia prima para su instalación pero con la esperanza de cumplir plazos

El consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, hablaba de que ya "se ha acabado con la urbanización" pero que se trata de un gasto con el que no contaba el Gobierno de Canarias por lo que "lo hemos tenido que asumir y ha sido un coste importante".

Vivienda modular. Foto: ACFI PRESS

La implantación de viviendas modulares para paliar la emergencia habitacional causada por la erupción volcánica se convirtió en una realidad el pasado mes de abril con la entrega de las primeras cinco viviendas temporales. Actualmente ya se han instalado 12 de ellas y se continúa trabajando para instalar las que quedan, adquiriendo un número total de 85 vivienda modulares. Tras el paso de 4 y meses y medio de urbanización, Sebastián Franquis, Consejero de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, comentaba que «hay dificultades de materia primera para su instalación» pero que se espera «cumplir con los plazos establecidos».

 

El primer lote de cinco viviendas pertenecía a las 36 viviendas adquiridas por la Consejería, a través del Instituto Canario de la Vivienda, fabricadas en madera de abeto nórdico, con una superficie de 74 metros cuadrados construidos, y cuentan, con las tres habitaciones, salón cocina, baño y aseo. Asimismo, el consejero, hablaba de que ya «se ha acabado con la urbanización» pero que se trata de un gasto con el que no contaba el Gobierno de Canarias por lo que «lo hemos tenido que asumir y ha sido un coste importante».

La Consejería, a través del Instituto Canario de Vivienda (ICAVI), había adjudicado este contrato a la empresa palmera Roturaciones Amagar por un importe de 571.235 euros y un plazo de ejecución de tres meses y medio. Durante ese tiempo se urbanizaría la parcela creando una cimentación con zapatas sobre la que situar las casas modulares adquiridas a petición del Ayuntamiento de Los Llanos, y además se instalarían redes de alcantarillado, suministro de agua y energía eléctrica, aceras y un aparcamiento en el interior de la nueva urbanización.

La elección de una empresa de la propia isla para realizar los trabajos de urbanización responde a la voluntad manifestada por el propio consejero de apoyar a la reactivación económica y social de La Palma contando con las empresas locales para realizar algunos de los trabajos previstos en la isla para atender a la emergencia ocasionada por la erupción volcánica.