World Central Kitchen es el «salvavidas» de miles de familias…¿Qué pasará cuando no estén?

La ONG ha solicitado reuniones con Cabildo y Ayuntamientos para saber qué ocurrirá con estas personas cuando no puedan continuar con su labor en La Palma.

La emergencia volcánica continúa, no solo en lo que se refiere a la prevención, la seguridad y la monitorización, sino también a nivel social. Una emergencia social que de forma directa es atendida por unos pocos y que es ajena al conocimiento de muchos.

Se trata de la grave situación que están afrontando muchas familias que lo han perdido todo y, de momento, no han recibido ninguna de las ayudas anunciadas. Familias que prácticamente subsisten gracias a la labor de los voluntarios.

En este momento, según ha podido saber Onda Cero La Palma, la ONG World Central Kitchen (WCK) es uno de los únicos recursos que se encarga de hacer el reparto de menús diarios a familias evacuadas, voluntarios, bomberos, colegios, PMA y a el pabellón de Los Llanos de Aridane.

Hasta ahora, administraciones a través de la contratación de un servicio de catering, se encargaban de hacer llegar menús a los voluntarios y al personal implicado en la emergencia volcánica. Sin embargo, según han informado personas relacionadas con la emergencia a este medio, esta situación está cambiando porque, al parecer, se está empezando a limitar el servicio para el voluntariado. A pesar de que gracias a ellos y ellas se ha dado respuesta a gran parte de las consecuencias de la erupción volcánica.

Una situación preocupante porque, aunque no paramos de escuchar que la emergencia no ha terminado, parece que solo existe la emergencia en un sentido y que el resto puede esperar.

World Central Kitchen ha llegado a repartir unos 4.000 menús diarios durante la emergencia y hoy continúa repartiendo de lunes a domingo unos 2.000 menús diarios en diferentes municipios. Incluso siguen recibiendo llamadas de personas afectadas que solicitan este recurso, lo que evidencia la complicada situación que existe en La Palma. Además, la ONG no solo se ha encargado de repartir esta comida, sino que ha entregado hasta 100.000€ en cheques a diferentes familias.

El problema es que esta ayuda no puede ser eterna y ahora florece la preocupación de qué pasará con todas esas personas que necesitan este recurso y no lo reciben de otra forma. Aquí hay que subrayar incluso que a partir del mes de febrero se podría plantear el cierre del pabellón de Los Llanos de Aridane. Es por ello que, desde WCK han solicitado una reunión con la consejera de Acción Social y solicitarán próximas con los Servicios Sociales de los ayuntamientos para coordinar cómo se va a suplir el servicio que presta la ONG una vez no siga su labor en La Palma.

En este sentido hay que destacar que la idea al principio era estar en La Palma mientras durará la erupción volcánica y un tiempo después de la finalización, es decir, a mediados o finales de este mes de enero tendrían que abandonar su labor en la isla. Sin embargo, al ver que sigue existiendo una alta demanda y que no hay otro recurso que la cubra de forma directa, la ONG se mantendrá en la isla hasta asegurarse de que se cubren estas necesidades.