Cabrera: “El tiempo nos ha dado la razón con la obra de emergencia en  La Fajana”

El grupo Popular en el Cabildo, a través del Consejero Carlos Cabrera, ha mostrado su satisfacción al conocer que se ha declarado la caducidad del expediente sancionador abierto contra el Consejo Insular de Aguas que pesaba sobre la obra pública  que permite conducir el agua de regadío sobre la nueva zona de La Fajana y  que se ejecuto durante junio de 2022 hasta mayo de 2023. “Después de varios meses en los que este expediente estaba en causa de caducidad, consideramos que es la más justa de las noticias”.

“Con esta resolución, se pone fin, y esperamos que no vuelvan a proponer nada más en el mismo  sentido, a la situación injusta y anormal que resolvió el abono de una sanción millonaria que había propuesto Costas por la ocupación y la ejecución de las obras en suelo de dominio público marítimo-terrestre, y  que estaba impugnada por el Consejo Insular”, afirma Cabrera y continua: «tanto el anterior Presidente del Cabildo Insular, Mariano H. Zapata, como yo en mis anteriores labores de Consejero de Aguas, siempre defendimos que el Consejo Insular de Aguas era quien debía dar inicio y ejecución, por emergencia, a esta obra  para reactivar la conducción pública de agua hasta la zona de la costa del Valle de Aridane”, destaca el Consejero. 

“Contábamos con todos los informes jurídicos y técnicos pero, a pesar de ello, la Dirección General de Costas no entendía nada, ni el trazado, que estaba totalmente justificado, ni la emergencia en la ejecución de la obra”,  resalta Carlos Cabrera y continúa “nosotros solo defendíamos el interés general, el mantenimiento del sector primario en esa zona que es fundamental para  la economía insular. No contamos con muchos apoyos pero nosotros estábamos convencidos de esa necesidad, de esa urgencia y del camino que emprendimos”.

Además, el Consejero del grupo Popular afirma que espera que el expediente finalice y se otorgue la autorización correspondiente tal y como solicitó en su momento el anterior equipo de gobierno,  porque  “esta emblemática obra, ejecutada en un plazo cortísimo, con los graves y peligrosos inconvenientes existentes, merece contar definitivamente con esa autorización. No esperábamos el aplauso de todos y cada uno de los beneficiarios, muchos  lo hicieron, otros no, pero la defensa del interés de la isla va más allá de esas banalidades».