Casi una decena de multas en La Palma a viandantes por «reiteración», en 24 horas

145

Los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional, con el apoyo de las Policías Locales de la Isla, han realizado una labor de información social y control de espacios públicos capaz de, en tan solo 24 horas, cambiar radicalmente el panorama de algunas calles de La Palma, y más en concreto de los núcleos turísticos costeros de la Isla Bonita.

Para ello, pese a que la labor meramente informativa era la constancia, se ha tenido que proceder a la apertura de algunos expedientes sancionadores que se han tramitado directamente con la Dirección Insular de la Administración General de Estado, encargada de centralizar las laboras de vigilancia de los Cuerpos de Seguridad del Estado en esta alarma sanitaria.

Así, en 24 horas se han tramitado casi una decena de denuncias impuestas a personas que han incumplido de forma reiterada las ordenes de no transitar sin motivo laboral o de necesidad extrema por las calles de la Isla. Estos expedientes sancionadores, según ha confirmado ElTime.es, se refieren a “reiteración” o “desobediencia” en el cumplimiento de las normas establecidas por el estado de alarma, pese a las advertencias de los Cuerpos de Seguridad.

Han tenido especial trabajo los agentes con los turistas que en estos días permanecen en la Isla. Se ha solicitado la colaboración de agencias turísticas y establecimientos hoteleros y extrahoteleros para trasladar toda la información posible a sus clientes a fin de que evitaran la presencia en las calles.

Esta labor ha permitido q en esta jornada de lunes 16 de marzo las zonas permanezcan con mucha menos presencia de tristas, tal y como muestra este video grabado esta misma mañana en el Puerto de Tazacorte, uno de los puntos en conflicto en la primera jornada de ‘cuarentena’:

La desobediencia se considera sanción grave de hasta 30.000€

Hay que recordar que el incumplimiento del estado de alarma será sancionado, según se recoge en el artículo 20 del borrador del Real Decreto, aprobado por el Consejo de Ministros, con multas de hasta 30.000 euros por desobediencia o resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito, así como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o de sus agentes o la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación. Esto se considera sanción GRAVE con multa de 601 a 30.000 euros.

En ese artículo también se establece que si la desobediencia fuera cometida por funcionarios, las autoridades podrán suspenderlos de inmediato en el ejercicio de sus cargos y se notificará al superior jerárquico, a los efectos del oportuno expediente disciplinario. Aunque después sería el juez quien establecería la culpa.

www.eltime.es