CC de Breña Baja: “La gestión de residuos, otro de los muchos asuntos pendientes de Borja Pérez”

La gestión de los residuos es otro de los muchos asuntos pendientes del Ayuntamiento de Breña Baja. Después de años sin que se haya tomado ninguna medida, el alcalde, Borja Pérez, insiste en rechazar la propuesta de CC para instalar en el polígono industrial de Los Guinchos el punto limpio que demandan desde hace tiempo las empresas y la petición para que el municipio se incorpore al programa La Palma Orgánica para la gestión de residuos orgánicos. 

Contar con un polígono industrial y una zona turística son razones más que suficientes para que el Ayuntamiento tome medidas para la gestión y tratamiento de la gran cantidad de residuos de todo tipo. Pero el alcalde rechaza cualquier propuesta al respecto sin proponer otras alternativas.

El polígono industrial de Los Guinchos es de los más antiguos de la isla y alberga empresas que pagan un impuesto especial de reciclaje y que han denunciado la necesidad de crear un punto limpio que facilite la separación de los residuos que generan, algunos de ellos altamente contaminantes.

Por otro lado, Breña Baja se mantiene desde 2015 al margen del programa puesto en marcha por el Cabildo y el Consorcio de Servicios para la gestión de residuos orgánicos a través del compostaje doméstico, el compostaje comunitario en zonas rurales para aprovechar los restos de las podas y la recogida separada en los núcleos urbanos. 

Mientras en el resto de la isla se van ampliando los puntos de compostaje doméstico y comunitario, el alcalde de Breña Baja opina que la Palma Orgánica no es un buen proyecto para nuestro municipio y que él tiene un proyecto mucho mejor, a pesar de que nadie sabe de qué proyecto está hablando, ni lo ha explicado, ni lo ha presentado, ni ha hecho nada para ponerlo en marcha en estos años. 

Todo ello a pesar de que la UE establece la obligación de implantar la recogida separada o el reciclaje en origen (compostaje doméstico y comunitario) de los biorresiduos antes del 31 de diciembre de 2023.

A poco más de un año para que se cumpla la fecha límite, Breña Baja sigue a estas alturas sin un plan urbano de recogida de residuos orgánicos mientras que el resto de la isla avanza para cumplir los objetivos. Sigue pasando el tiempo y no se toma una decisión al respecto.