Día Mundial de la Audición: ¿Qué factores pueden propiciar la pérdida de audición?

Prevenir es siempre la mejor manera de evitar problemas auditivos futuros, así que intervenir desde la infancia es vital para que los más pequeños puedan tener un desarrollo adecuado.

Se estima que en España en torno a un millón de personas sufre una discapacidad a causa de los diferentes problemas auditivos que presentan, además de que la pérdida auditiva puede desencadenar en otras patologías, entre las que se encuentra la depresión. Existen múltiples factores que pueden propiciar la pérdida auditiva. El más recurrente es la exposición a ruidos fuertes, pero también la mala alimentación, el tabaquismo, productos químicos relacionados con el trabajo o incluso las infecciones  son también causantes de la pérdida de audición.

Este jueves 3 de marzo se celebra el  Día Mundial de la Audición y hace justamente un año la Organización Mundial de la Salud hizo público un informe que tenía como objetivo concienciar a nivel global sobre la creciente pérdida de audición por parte de la ciudadanía, las posibles causas, así como maneras de prevenir este problema de salud.

Como en todo, prevenir es siempre la mejor manera de evitar problemas auditivos futuros, así que intervenir desde la infancia es vital para que los más pequeños puedan tener un desarrollo adecuado.

Almudena Cervera, audióloga, audioprotesista y logopeda, gerente de Afón, con gabinetes en La Laguna, Los Cristianos y La Orotava, especializada en tratar a menores con déficit auditivo, comenta que “generalmente asociamos este tipo de patologías a edades avanzadas, sin embargo, también se dan en otros rangos de edad y cada vez se dan con más frecuencia”. Además añade que “trabajar con menores es especialmente importante ya que actuar en edades tempranas nos permite incrementar su calidad de vida y su relación con el entorno escolar y social”.

Desde Afón, su responsable Almudena Cervera recomienda acudir a profesionales en el momento de empezar a notar la pérdida auditiva “ya que cuando están avanzadas, en muchos casos se convierten en irreversibles o requieren de un tratamiento más complejo, así que apostar por la prevención es siempre la opción más segura”.