El Cabildo y el Colegio de Psicólogos trabajan juntos para atender de manera integral la salud mental de la población afectada por el volcán

La financiación del proyecto corresponde a una donación realizada por asociaciones de directivos sanitarios

El Cabildo de La Palma y el Colegio Oficial de Psicología de Santa Cruz de Tenerife han suscrito un convenio que permitirá desarrollar un proyecto de atención integral para la salud mental de las personas afectadas por la erupción del Volcán Tajogaite. 

La financiación de este proyecto proviene de una donación de 30.000 euros realizada recientemente por la Sociedad Española de Directivos de Salud (SEDISA) y la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE).

La consejera insular de Servicios Sociales, Ángeles Fernández, señala que conscientes de la necesidad de intervenir en esta materia, desde la Institución palmera se han priorizado actuaciones de este tipo que posibiliten un desarrollo psicológico adecuado a las personas que han sufrido directamente la erupción. 

Para ello, profesionales implementarán durante todo el año 2024 intervenciones psicológicas, terapias grupales e individuales, así como servicios de apoyo emocional para ayudar a la comunidad a superar el trauma y reconstruir sus vidas.

En ese sentido, la presidenta del Colegio de Psicólogos, Carmen Linares, recalcó que la asistencia psicológica es crucial para la población afectada por una erupción volcánica debido al impacto emocional, la pérdida de propiedades, el estrés post traumático y el cambio de la vida cotidiana.

De esta manera, con esta intervención se pretende evaluar el impacto psicológico de la erupción en la población afectada, proporcionar servicios de atención psicológica y emocional a través de profesionales capacitados, facilitar terapias grupales para fomentar el apoyo mutuo y la resiliencia comunitaria, e implementar programas educativos sobre el manejo del estrés y la salud mental.

Ángeles Fernández apuntó que se realizarán evaluaciones psicológicas en la comunidad para identificar necesidades específicas, llevar a cabo sesiones de intervención clínica, organizar grupos de apoyo, desarrollar talleres comunitarios y crear campañas de concienciación. 

Para el desarrollo del proyecto se pondrá a disposición a un psicólogo general sanitario, dos profesionales en Los Llanos de Aridane, otros dos en El Paso y uno en Tazacorte. Además, contarán con espacios temporales para clínicas y sesiones grupales, con material educativo sobre salud mental y gestión del estrés.

El proyecto asumirá evaluaciones periódicas para medir el impacto de las intervenciones, ajustando el proyecto según las necesidades cambiantes de la comunidad. 

El objetivo final, apunta Ángeles Fernández, es que la comunidad afectada por la erupción del Volcán Tajogaite haya experimentado una mejora significativa en su salud mental y bienestar emocional. Además, se busca fortalecer la resiliencia comunitaria y proporcionar herramientas para afrontar futuros desafíos psicológicos y sociales.