El Estado estudia probar el desconfinamiento en las Islas Canarias

118

El Gobierno central estudia iniciar la desescalada del confinamiento por el coronavirus en las isla Canarias, convirtiendo al archipiélago canario en una especie de prueba piloto antes de tomar decisiones que afecten al conjunto de España, especialmente a la Península. La propuesta partió inicialmente hace días desde la propia Presidencia del Ejecutivo canario.

Moncloa tiene varios escenarios sobre la mesa que, prácticamente en todos los casos, pasaría por una tercera petición de prórroga del estado de alarma la semana que viene. La hoja de ruta del comité de estrategia de transición pasa por ir tomando decisiones de forma prudente y gradual en base a los datos y la opinión de los expertos.

El inicio de la desescalada en Canarias, según los planes del Ejecutivo, podría empezar a ejecutarse a mediados de la semana que viene. Los menores, que tendrían permiso para ir a pasear acompañados de un adulto, y los que deseen hacer deporte al aire libre, serán los primeros que podrán empezar a pisar la calle con normalidad. Eso sí, tendrán que usar siempre mascarillas de protección.

En función del resultado del levantamiento de ambas medidas el Consejo de Ministros decidiría, tras el 26 de abril, si esas medidas se hacen extensivas al conjunto del Estado. De momento el Gabinete de Pedro Sánchez no tiene una decisión tomada que se pueda considerar definitiva dado el “escenario cambiante” de la pandemia, pero ya empieza a poner luz al final del túnel.

La clave, apuntan desde Sanidad, es reducir el número de reproducción básica por infectado por debajo de 1 durante varias semanas. Desde hace unos días varias comunidades se mantienen por debajo de ese uno pese a algunos repuntes. Eso, apuntan, es lo que hará ralentizar el desescalamiento.

Los mayores y personas de riesgo, en cambio, no podrán empezar a recuperar la normalidad hasta bien entrado el verano. Según los planes que maneja el Gobierno, la intención es proteger a los colectivos más vulnerables de una segunda oleada de contagios y de una nueva situación crítica en los centros sanitarios del país.

Propuesta del presidente regional

Fue el presidente canario, Ángel Victor Torres, la primera voz en considerar que Canarias podía ser «un laboratorio» para la desescalada, refiriéndose a aquellas islas donde no hay casos de coronavirus y en las que se podría comenzar, cuando finalice el confinamiento, a realizar una vida normalizada.

«El hecho insular debería ayudar a normalizar la vida» dijo Torres tras asistir por videoconferencia a la última reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los presidentes autonómicos.

El jefe del Ejecutivo canario refirió que le había planteado a Sánchez que, cuando se produzca el paulatino desconfinamiento, se tenga en cuenta la realidad de Canarias para que aquellas islas, cuya situación sanitaria lo permita, puedan recuperar antes su normalidad.

Voces contrarias

Hay quienes se han mostrado contrarios a esta disposición, como el presidente del Cabildo de El Hierro, Alpidio Armas, quien ha expresado que “no estoy de acuerdo con iniciar el desconfinamiento” en su Isla.

Igualmente cree que hay que mantener las medidas de aislamiento para evitar los contagios, ya que el ser isla los convierte en un territorio más frágil.

www.eltime.es