El incendio de Gran Canaria ya arrasa 6.000 hectáreas y tiene 5.000 desalojados

187

El incendio forestal declarado este sábado en Gran Canaria ha afectado ya a 6.000 hectáreas, ha provocado la evacuación de unas 5.000 personas y tiene flancos que, según los técnicos, están fuera de capacidad de extinción.

El incendio iniciado sobre las 16.00 horas de este sábado en Valleseco (Gran Canaria) avanza «imparable» al estar en estos momentos «fuera de capacidad de extinción» y había quemado ya a las 18.00 horas de este domingo unas 6.000 hectáreas de terreno, un fuego que ha obligado a evacuar a unas 5.000 personas en siete municipios de la isla.

Así lo han puesto de manifiesto el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, y el técnico del Cabildo grancanario, Federico Grillo, durante una rueda de prensa celebrada esta noche para explicar la evolución del fuego.

En este sentido, el máximo dirigente regional ha señalado que el plan de contingencia se mantiene activo y que se está priorizando la seguridad de las personas, por lo que no se descartan nuevas evacuaciones según evolucionen las llamas.

Por su parte, durante la noche un total de 400 profesionales trabajarán contra el incendio, siendo este lunes unas 700 las personas que lucharán en diferentes turnos contra el fuego.

Respecto al trabajo de los medios aéreos, Torres comentó que se han producido más de 100 descargas de los helicópteros y que se han descargado 800.000 litros de agua.

Con todo, el presidente recordó que aunque el incendio sigue sin estar contenido ni controlado se cuenta con el mayor operativo aéreo que se recuerda, compuesto por 9 helicópteros y 2 hidroaviones que mañana serán 4.

«El incendio actualmente está fuera de capacidad de extinción y en los sectores más sencillos nos está costando muchísimo. Mientras, en los sectores más complejos estamos utilizando las técnicas más complejas con unidades altamente especializadas y aunque se consiguen ejecutar las maniobras, [el fuego] también se las está saltando», indicó.

Pese a estas malas noticias, incidió en que cuando las condiciones climáticas mejoren –Gran Canaria ha estado en aviso naranja por altas temperaturas, con poca humedad y fuerte viento–, las llamas se reducirán y grandes sectores del fuego entrarán en capacidad de extinción.