La Asociación Sociocultural Mareando anuncia el fin de su andadura

«Desde la Asociación Sociocultural Mareando deseamos anunciar que en los primeros días del mes de junio finalizaremos nuestra actividad y daremos de baja la persona jurídica del Registro de Asociaciones de Canarias.

Tras la fundación y alta en junio de 2007 nos marcamos como principio de acción la transformación social y la autogestión económica; abrimos y dinamitamos un espacio en Santa Cruz de La Palma desde ese momento hasta 2011, donde trazamos como objetivos y ejecutamos todo tipo de actividades integradoras, educativas, formativas y socioculturales, tales como: apoyo socioeducativo, clases de música, teatro, proyecciones de cine-fórum y/o documental, intercambio y préstamo de libros, talleres de diversa índole, conciertos, asambleas, así como el desarrollo de trabajo en red y actividades y talleres en la calle con otros colectivos afines.

Tras un periodo de ampliación de fines en los estatutos, comenzamos en 2012 las gestiones para recuperar un inmueble abandonado en  un entorno rural y convertirlo en sede principal de nuestra actividad, proyecto que ha ocupado los últimos siete años y que llega a su fin el próximo junio.

En el año 2013, nace el proyecto Espacio Sociocultural y Agroecológico CASA AMARILLA, situado en Las Ledas 20, resultante del convenio de colaboración entre la Asociación Sociocultural Mareando y la Fundación Tutelar canaria, FUCAS, colaboradora de la Dirección General de Políticas Sociales e Inmigración del Gobierno de Canarias, quien vela por las propiedades y bienes de las propietarias del inmueble.

Con este proyecto surge un nuevo paradigma, donde trabajamos de forma transversal desde una perspectiva agroecológica, ecofeminista y de defensa del territorio. Consecuentemente, los objetivos se diversifican y pasan por la recuperación de la casa y la finca, la organización de actividades culturales y formativas de diferente naturaleza, la creación de puestos de trabajo relacionados con la agroecología y la promoción social y cultural, el desarrollo de un modelo productivo sostenible en los aspectos energético y económico, y la integración de las personas en los principios de mejora social propuestos. Fruto de muchas de estas convicciones, surgen redes de trabajo comunitario y un punto de venta en finca de fruta y verdura como principal motor económico del proyecto. 

Desde el inicio y durante estos catorce años, personas comprometidas y colectivos afines han formado parte activa de Mareando y de su entorno. La suma de estas fuerzas en marcha es la que hace posible la autogestión como base y herramienta de acción en proyectos de esta envergadura.

Durante este tiempo, hemos compatibilizado nuestra programación propia de forma autogestionada con actividades y proyectos externos apoyados por financiación pública para eventos concretos; como la gestión y dinamización del rastro municipal, el desarrollo de huertos escolares, proyectos de intervención socioeducativa en el ámbito de género en centros educativos de la isla, acompañamiento en huertos de residencias de mayores, acciones formativas en agroecología, talleres artísticos y ambientales.

La Casa Amarilla ha sido un espacio de acogida y de encuentro, donde se han desarrollado reuniones, asambleas, gallofas, etc. Se puede ver parte de la trayectoria en nuestro  blog y en nuestro Facebook accediendo a los siguientes enlaces: https://asociacionsocioculturalmareando.wordpress.com/   https://www.facebook.com/casa.amarilla.LaPalma .

También ha sido facilitadora e impulsora de propuestas gastronómicas, como almuerzos comunitarios, talleres de cocina infantil y adulta, maridajes; musicales, como conciertos, construcción de instrumentos, clases de baile; literarias como presentaciones de libros, tertulias, desayunos literarios, certámenes,  lecturas y micro abierto, servicio de biblioteca popular; talleres de construcción como la creación de techos verdes, ducha solar, composteras, cocinas de bajo consumo; culturales como conferencias y encuentros divulgativos, campañas audiovisuales de consumo local, teatro e interpretación; actividades para la salud física y mental como pilates, yoga, entre otras.

Tras esta decisión de dar fin a nuestro proyecto, esperamos que la Casa Amarilla pueda mantener sus puertas abiertas y acoger pronto una nueva iniciativa»