Pese a la prohibición, Barlovento y Santa Cruz mantendrán abierto su cementerio municipal

68

La desescalada no está siendo la misma en todos los territorios del país, a pesar de que dichos territorios estén en la misma fase del desconfinamiento. Es el caso de la prohibición que en Canarias impide a los ciudadanos acudir a los cementerios a enramar, mientras que en otras comunidades que se encuentran en el mismo nivel de desescalada que las islas, sí está permitido.

En La Palma, esta prohibición emitida ayer por la Delegación del Gobierno ha pillado a los municipios en diferentes procesos. Barlovento y Santa Cruz de La Palma abrieron su campo santo la pasada semana, con el inicio de la Fase 1, y ahora se encuentran con esta restricción. Ambos municipios ya han comunicado que no darán marcha y seguirán abiertos.

Tijarafe y Tazacorte habían anunciado también su apertura en las redes sociales para estos días. El mismo medio ha utilizado Puntallana para anunciar a los vecinos que sus instalaciones seguirán cerradas. Mientras, Los Llanos que había consultado ‘de manera oficial’ a la Delegación del Gobierno la duda de sí abrir o no el campo santo, ha vuelto a insistir tras la negativa recibida.

Cuando el Gobierno fijó las normas que regulaban las distintas fases de la desescalada, especificó que se reducían las restricciones en cuanto a los velatorios y los entierros en aquellas zonas en Fase 1, pero no decía nada sobre las visitas a los cementerios. Ahora, la orden de la Delegación del Gobierno recoge literalmente que “los desplazamientos a los cementerios no están autorizados, salvo en los casos de entierro, debiéndose cumplir las medidas de participación en la comitiva para el enterramiento, que se restringe a un número máximo de personas, entre familiares y amigos. En la fase 1 se restringe a un máximo de 15 personas y en la fase 2 a un máximo de 25 personas. Además, en ambas fases, podrá participar, en su caso, el ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto”. Añade además que sí están autorizados los desplazamientos de los servicios de floristería (a través de mensajero o del propio comercio) a los cementerios, dentro del ejercicio de su actividad profesional, con objeto de colocar las flores en las lápidas, nichos y panteones.

Esto ocurre, mientras en lugares como Zamora, Extremadura, Sevilla, también en la Fase 1, desde la semana pasada los vecinos pueden acudir a los cementerios a visitar a sus familiares y realizar tareas de embellecimiento y cuidado de sus nichos. Y no hace falta ir tan lejos, una semana antes San Sebastián de La Gomera (que entró en la Fase 1 desde el 4 de mayo) permitía la misma acción. Siempre recordando la importancia de mantener la distancia física de, al menos, dos metros entre visitantes y continuar con las medidas generales de higiene.

www.eltime.es