Prudencia y responsabilidad ante la alerta «máxima» por incendios en La Palma

La responsable de Seguridad y Emergencias, Nieves Rosa Arroyo, pide colaboración ciudadana para cumplir la normativa y garantizar la máxima seguridad para las personas y para el medio natural

La Palma se prepara para vivir un episodio de altas temperaturas, que llegará este domingo, 15 de agosto, y que trae consigo la declaración de alerta máxima por riesgo de incendios forestales en La Palma.

Por ello, se han comenzado a tomar medidas para «blindar» aquellas zonas de mayor riesgo en la isla. Así, el Área de Medio Ambiente ha suspendido las autorizaciones emitidas a diferentes grupos y particulares para hcer uso de cualquier instalación dependiente del Cabildo de La Palma, red de senderos y red de pistas para la circulación de vehículos de motor con finalidad recreativa.

De forma paralela, se mantiene el protocolo pertinente para la situación de alerta decretada por la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, por lo que se suspende cautelarmente la jornada de caza mayor prevista para este sábado 14 de agosto, así como la actividad de caza menor prevista, en tanto permanezcan las circunstancias que motivaron la declaración de alerta.

También se prohíbe el uso de fuego en cualquier actividad agrosilvopastoral y se cierran las Áreas Recreativas, tanto de gestión del Cabildo de La Palma, como de otra titularidad pública, además de declarar inoperativa la zona de acampada del Pilar.

El Servicio de Seguridad y Emergencias, también prohíbe, con carácter general, tirar fósforos, colillas, puntas de cigarro o cualquier material en ignición al suelo, así como arrojar fuera de los contenedores de basura, desechos o residuos que con el tiempo puedan resultar combustibles o susceptibles de provocar combustión tales como vidrios, papeles, plásticos, aerosoles, mecheros, etc. En este sentido, tampoco se permite estacionar en vías de comunicación que impidan el paso a los medios de extinción y personal en evacuación ni en las proximidades de cualquier depósito o tomas de agua de las existentes en el monte que impidan el acceso o maniobra de los mismos.

Desde el Cabildo también se prohíbe el acceso y tránsito, en general, a las pistas forestales y no están permitidas aquellas actividades de riesgo de incendios forestales, tales como exhibiciones pirotécnicas, lanzamiento de voladores, elementos que contengan fuego, así como el uso de maquinaria mecánica. Asimismo, se mantiene la prohibición del empleo del fuego en operaciones como la quema de matorral, de pastos, restos agrícolas o forestales, entre otros.

La Corporación Insular también ha recordado que «en caso de que se produzca alguna situación de riesgo, debe darse cuenta a los Servicios del Cabildo insular cuya actividad pueda suponer un peligro de incendio forestal, en especial Infraestructuras, Consejo Insular de Aguas y Agricultura».

La responsable de Seguridad y Emergencias, Nieves Rosa Arroyo, pide colaboración ciudadana para cumplir la normativa y garantizar la máxima seguridad para las personas y para el medio natural.