¿Qué ocurrirá tras el fin de la mascarilla el próximo 20 de abril?

Caylá recuerda que "la variante Ómicron es muy trasmisible. Se podría comparar a la transmisibilidad del sarampión" y recomienda que "en cualquier lugar que haya un hacinamiento se siga usando la mascarilla".

Fuente: Pixabay

El final de la obligatoriedad de la mascarilla en interiores está cada vez más cerca, será el próximo 20 de abril, más de dos años después de que comenzara la pandemia, cuando se pondrá fin a esta medida.

No obstante, en el transporte público, los centros de salud, los hospitales y las residencias seguirá siendo obligatorio su uso. En el ámbito laboral, serán los servicios de prevención de riesgos laborales de cada empresa los que decidan si los trabajadores deben llevar mascarilla o no.

Con esta medida caerá la última gran restricción de la pandemia, y España se une así a otros países como Francia, Reino Unido o Alemania. Solo Italia y Portugal mantienen la obligatoriedad de las mascarillas en interiores. Tal y como recoge Onda Cero, varios expertos ya se han pronunciado sobre ello y algunos ven prematura la medida, teniendo en cuenta que la incidencia acumulada sigue por encima de los 400 casos y que la variante ómicron y su sublinaje BA.2 (aún más trasmisible) es el virus más contagioso de la Historia.

Opiniones divididas: ¿es demasiado pronto para la retirada de la medida?

Mientras algunos expertos aplauden la medida, otros piden prudencia y responsabilidad. La Sociedad Española de Epidemiología y el Colegio de Enfermería han recordado en un comunicado que «la pandemia aún no ha finalizado y que persiste la transmisión del virus».

Joan Caylá es miembro de la Sociedad Española de Epidemiología y especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y África González es catedrática de Inmunología del Centro de Investigaciones Biomédicas de la Universidad de Vigo.

Caylá es de los que opinan que es una medida «precipitada». «Primero deberíamos ver dónde estamos en relación a la pandemia. Si vemos los datos de este viernes, son aún preocupantes. La incidencia en mayores de 60 años es de 420 casos en 14 días, 10 veces superior a la que teníamos antes de la sexta ola», apunta el epidemiólogo, y advierte que la situación es aún en varias comunidades: «en siete comunidades autónomas están por encima de 500 casos x 100.000 habitantes».

Sin olvidar la gente que sigue muriendo a diario. Según recoge el Ministerio de Sanidad, en la última semana ha habido de promedio 28 fallecimientos al día.

Por su parte, África González es partidaria de eliminar ya las mascarillas «como han hecho en otros países». «No se está viendo que haya más personas graves en UCI. La incidencia sigue bajando y España se ha comportado muy bien en cuanto a la vacunación», argumenta la inmunóloga, que cree que es el momento «para dar ese paso hacia la normalidad».

¿Qué ocurrirá después de Semana Santa?

La medida de la retirada de la mascarilla se ha tomado tan solo dos semanas antes de Semana Santa, algo que el epidemiólogo Joan Caylá ve como un error «estratégico», y advierte de las consecuencias que ello podría ocasionar.

«Ha sido un fallo anunciarlo antes de la Semana Santa porque la población puede entender que el problema está superado y puede bajar la guardia. Es importante que la población tenga sentido común y responsabilidad personal», avisa.

Además, Caylá recuerda que «la variante Ómicron es muy trasmisible. Se podría comparar a la transmisibilidad del sarampión» y recomienda que «en cualquier lugar que haya un hacinamiento se siga usando la mascarilla».

TE PUEDE INTERESAR:

Adiós a la mascarilla en interiores