10 DÍAS de estabilidad mantenida para dar por finalizada la erupción

Así lucía el cono volcánico la mañana del miércoles, 15 de diciembre.

El volcán no tiene actividad, aunque el Comité Director del PEVOLCA llama a la prudencia, ya que «para poder decir que el proceso eruptivo está finalizado los datos observables y los registrados se deben mantener en los niveles actuales 10 días».

 

Por el momento, la ausencia de observables, tanto directos en superficie como procedentes de los sistemas de vigilancia, corroboran los signos de agotamiento del proceso eruptivo, aunque no es descartable un repunte de actividad estromboliana y de emisión de coladas. 

Tal y como ha compartido María José Blanco, directora en Canarias del Instituto Geográfico Nacional (IGN), no hay constancia de flujos de lava desde la base occidental del cono principal a partir de los salideros del tubo volcánico. En el delta lávico de la zona de las hoyas, la colada que discurría sobre lavas anteriores se ha detenido. La actividad fumarólica es puntual y esporádica, concentrándose en la zona de los centros eruptivos. Mientras que en las paredes de los cráteres del cono principal y secundario se producen continuos pequeños derrumbes a favor de fayas y fisuras existentes.

El tremor está a nivel del ruido de fondo. La sismicidad sigue en niveles muy bajos en todas las profundidades. Debido al cese del tremor se localiza más sismicidad en la zona intermedia en el rango de magnitudes 1,1 a 3,2 mbLg. Con el nivel de sismicidad actual no se descarta que se produzcan sismos sentidos.

Respecto a deformaciones, sin tendencia en las estaciones cercanas al centro eruptivo y estabilidad en el resto de la red.

La emisión de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera por el actual proceso eruptivo en Cumbre Vieja (emanaciones visibles de gases volcánicos), registrada mediante el uso de sensores ópticos remotos tipo miniDOAS en posición móvil terrestre, fue EXTREMADAMENTE BAJAa partir de las 14:00 horas del día de ayer (14/12). Desde el pasado 23/9, cuando se registró una emisión de SO2 EXTREMADAMENTE ALTA, se ha observado una tendencia descendente de la emisión de SO2.

En el caso de las emanaciones no visibles de gases volcánicos, la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2), asociada a los 220 km2 del sistema volcánico de Cumbre Vieja, continúa reflejando una emisión superior al valor promedio de los niveles de fondo (B) y durante el día de ayer,  esta emisión difusa fue 9 veces el promedio de los niveles de fondo (9 x B). Esta emisión difusa se estima después de evaluar e integrar centenares de medidas de flujo difuso de CO2 que se realizan en puntos de observación distribuidos por todo el edificio volcánico de Cumbre Vieja. En algunas zonas concretas de Cumbre Vieja estas emanaciones difusas de CO2 pueden representar un peligro para las personas siempre y cuando se registren valores altos de flujo difuso de CO2 en zonas no muy bien ventiladas y/o a alturas por debajo de un metro del suelo como consecuencia de la posible acumulación de CO2 y descenso del oxígeno (O2) en el aire. En la estación de Los Llanos de Aridane (LP10) se continúa registrando una ligera fracción magmática-hidrotermal en el CO2 de la atmósfera del suelo, mientras que esta es prácticamente nula en la estación de Fuencaliente (LP08). Todas estas observaciones geoquímicas son coherentes con el actual proceso eruptivo.

Durante el día de ayer la calidad del aire debida al dióxido de azufre (SO2), contaminante asociado al proceso eruptivo, fue mejorando desde niveles regulares en Puntagorda y razonablemente buenos en Los Llanos de Aridane, Tazacorte y El Paso, hasta niveles buenos en todas las estaciones, llegando a valores mínimos a primeras horas de la tarde. Estos valores mínimos se mantuvieron durante la noche de ayer a hoy, produciéndose una ligera subida durante la madrugada y primeras horas de la mañana de hoy, pero manteniéndose en niveles buenos de calidad del aire en todas las estaciones. En el día de ayer no se produjeron superaciones de los valores límite horarios ni diarios en ninguna estación.

Eso sí, en caso de que se produzca emisión de cenizas por parte del volcán, la disposición del penacho sería hacia el sureste-este y esto supondría un escenario desfavorable para la operatividad aeronáutica.

Los últimos datos disponibles de la superficie afectada se estiman en 1.198 hectáreas, según datos del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y en 1.221 hectáreas en función de la consideración del cono.

TE PUEDE INTERESAR:

¿El principio del fin?: Ni lava, ni piroclastos, ni terremotos reseñables y emisión de SO2 extremadamente baja