Sergio Rodríguez insiste en que “el Riachuelo no es el lugar adecuado para instalar una planta de asfalto»

El Ayuntamiento de El Paso lleva años solicitando el traslado de la planta de extracción a otra zona más adecuada y el Cabildo no ha resuelto esta petición

Sergio Rodríguez, alcalde de El Paso
“En el Ayuntamiento de El Paso somos conscientes de la necesidad que tiene la isla de La Palma de contar con una planta de producción de asfalto, pero consideramos que el lugar adecuado para su instalación no es la zona de El Riachuelo, justo en la antesala del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente”, insiste el alcalde Sergio Rodríguez, tal y como ya se había pronunciado en Onda Cero La Palma, ante los pronunciamientos de los últimos días por parte de representantes del Cabildo favorables a utilizar del espacio de la planta de extracción de áridos ubicada en la zona para instalar una planta de tratado y fabricación de asfalto de forma transitoria.
“Siempre hemos considerado que, más que instalar nuevas industrias, aunque sea de manera provisional, la actuación en este entorno debe ser la contraria: recuperar el territorio y aprovechar su naturaleza y paisaje, y en ello llevamos trabajando desde 2015”, explica el alcalde, que recuerda que el Ayuntamiento lleva años solicitando el traslado de la planta de extracción a otra zona más adecuada y que el Cabildo, que es la administración competente, no ha resuelto esta petición.
El Ayuntamiento, además, haciendo uso de la figura prevista en el art. 10 de la Ley de Islas Verdes, ha promovido un instrumento de planificación singular turística (IPST) para este espacio, que se encuentra redactado desde el año 2018 y cuya tramitación no se ha podido iniciar porque el Cabildo no ha resuelto la petición de traslado de la planta de extracción de áridos. “Este documento prevé varias actuaciones para recuperar medioambientalmente y paisajísticamente la zona y contempla la construcción de un hotel de montaña y de un hipódromo”, detalla Sergio Rodríguez.
El entorno del Riachuelo es una zona estratégica para el desarrollo del municipio y de La Palma, en la que se han ido poniendo en marcha programas y actuaciones conjuntas con la Reserva de la Biosfera y con la Consejería de Agricultura del Cabildo insular, precisamente, para recuperar y poner en valor el paisaje, con el máximo cuidado y respeto al territorio, siempre en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
El Ayuntamiento cuenta ya con 5 millones de euros aportados por el Gobierno de España a través del Organismo Autónomo de Parques Nacionales (OAPN) y por la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno de Canarias para la creación del Museo Forestal vinculado a la recuperación del simbólico Pino de la Virgen, para el Parque Temático ‘Hacienda de El Pino’ y para la adecuación de un espacio que acoja el mercadillo del agricultor, además de seguir con la recuperación de los distintos caminos y senderos para potenciar el ocio activo. “Ahora que ya contamos con los fondos, prevemos empezar los trabajos tras el verano”, señala el alcalde.
Estos proyectos vienen a completar las acciones que se han desarrollado en los últimos años para la puesta en valor y recuperación del entorno de El Pino de La Virgen y la Ermita y la puesta en marcha de un programa de recuperación de almendros al que se sumarán otros cultivos tradicionales como el cereal o los morales, tan ligados a la historia del municipio de El Paso, a los que se adscriben otros programas para fomentar la cría de gusanos de seda en centros de formación de la isla y de toda Canarias.
“Hemos trabajado mucho para hacer de El Pino de la Virgen y de su entorno un modelo de protección y de arraigo a nuestra forma de vida y tradiciones y, a la vez, de aprovechamiento sostenible del territorio, pero todo este esfuerzo no valdrá para nada si se coloca una planta de asfalto en la zona”, insiste el alcalde. “Nadie pensaría en colocar una industria de este tipo junto al camping de caravanas de La Laguna de Barlovento o junto a la tirolina de Puntagorda, por poner solo dos ejemplos”.
“La isla avanza hacia el modelo de turismo de calidad ligado a la naturaleza gracias a proyectos largamente trabajados y peleados por los ayuntamientos y ahora empezamos a ver los frutos. No podemos ser nuestros propios enemigos y echar abajo tanto esfuerzo con una decisión que, a la vista de todo lo expuesto, sería equivocada”, añade el alcalde.
“Corresponde al Cabildo y al Gobierno de Canarias decidir la ubicación de la planta de asfalto, pero es una decisión que no debe tomarse a la ligera, comprometiendo la viabilidad de otros proyectos también necesarios para la isla”, concluye.