Si no hay test en origen, Canarias los hará nada más bajar del avión

99
Pasajeros haciendo cola junto a santiarios vestidos con trajes de protección en el aeropuerto Adolfo Suárez Barajas, en Madrid, España, el 15 de mayo de 2020. REUTERS/Juan Medina

Canarias abrirá sus puertas al turismo el próximo 1 de julio y el ejecutivo regional ‘batalla’ a contrarreloj para establecer las medidas con las que esto sucederá. Tanto el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, como otros miembros de su gobierno no han parado de repetir durante el estado de alarma la necesidad de realizar los test en origen, como única medida ‘fiable’ para asegurarse de que no llegarán a las islas pasajeros afectados por Covid-19.

En este sentido, el portavoz del ejecutivo, Julio Pérez, insistía en ello ayer en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, añadiendo que “si el turista que viaja a Canarias no se hace un test 48 horas antes de subirse al avión, el Gobierno se lo hará al aterrizar, sometiéndolo a una cuarentena o devolviéndolo a su país en caso de positivo”. Este viernes, Torres ha vuelto a incidir, afirmando que el archipiélago continuará ‘peleando’ por los test en origen para los turistas que quieren volar al archipiélago al entender que la toma de temperatura es un indicador «insuficiente».

Torres ha indicado que es una cuestión que Canarias está «peleando», afirmando que «todos» los domingos, en la reunión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los jefes de los ejecutivos autonómicos, lo plantea, ya que entiende que «no es una competencia única» de las islas.

De todos modos, se unió a Julio Pérez, afirmando que, si no consigue que sean en origen, Canarias los hará en destino a partir del 1 de julio. A su parecer el test serológico, que vale unos 20 euros, «debería ser obligatorio» para que quien llegue al archipiélago lo haga «seguro» al igual que el que recibe.

www.eltime.es