Torres valora la reactivación de la comisión técnica hispano-marroquí para la delimitación del espacio marítimo

El jefe del Ejecutivo autonómico lamenta que, en los dos últimos años, las relaciones con Marruecos hayan sido muy tensas.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, valoró esta mañana, durante una visita al hospital José Molina Orosa, en Lanzarote, el anuncio ayer de Pedro Sánchez de que España y Marruecos han decidido reactivar el grupo técnico de delimitación de espacios marítimos en la fachada atlántica, creado en 2003, como uno de los grandes acuerdos de la nueva relación abierta entre ambos países. Torres considera una buena noticia este paso, recuerda que en esa comisión existe un representante canario desde su creación en 2003 y espera que, de esta forma, “queden las cosas claras y se eliminen de manera definitiva las decisiones unilaterales que tomó Marruecos”, para que siempre estén dentro del marco de Naciones Unidas y del derecho internacional del mar.

 

El jefe del Ejecutivo autonómico lamenta que, en los dos últimos años, las relaciones con Marruecos hayan sido muy tensas. Por eso, resalta la nueva etapa abierta desde la buena fe mutua e insiste en que resulta muy importante “tener buenas relaciones por razones económicas, comerciales, de seguridad, por los flujos migratorios y para tener claras las posturas sobre las aguas territoriales”. En este sentido, recordó que, en 2020, se produjeron “varias circunstancias conflictivas con el reino marroquí sobre las que fui contundente, hasta el punto de que el Consejo de Gobierno de Canarias aprobó una declaración, el 23 de enero de 2020, en la que afirmábamos con rotundidad que no se podía tocar ni un milímetro de las aguas canarias y que, si así fuera, tendría en contra al Gobierno regional y al central, tal y como manifestó la entonces ministra de Asuntos Exteriores”.

Dejando claro que cualquier circunstancia unilateral “no cabe ni tiene recorrido porque todo hay que hacerlo en el marco de la ONU”, Torres valora que se reactive esa comisión para aclarar todas las circunstancias, “tal y como se avanzó de 2003 a 2005”. Además, y sobre la posibilidad de que esta nueva etapa facilite su visita a Marruecos, recordó que esas visitas son una tradición que ha seguido la mayoría de presidentes canarios y que espera que sea posible en la presente legislatura. “Vivimos al lado de África y lo normal es que tengamos las mejores relaciones diplomáticas y los menores conflictos posibles con nuestros países fronterizos, y esto nos une a todos”, remarcó.

Sobre el Sáhara, el presidente se reafirmó en lo dicho durante el reciente Debate sobre el Estado de la Nacionalidad, “cuando recordé que se trata de una causa que dura casi 50 años y sobre la que existen sensibilidades muy afectadas. No le quité trascendencia a la carta de Pedro Sánchez a Mohamed VI, pero insistí en que cualquier acuerdo que se ponga sobre la mesa debe tener el visto bueno de Marruecos y del Frente Polisario, legítimo representante del pueblo saharaui. Si no hay acuerdo entre las partes, no hay recorrido. Siempre habrá que hacerlo en el seno de la ONU y de sus resoluciones”.