Una observación crítica acerca de la actuación posvolcán

El Estado, a través de la empresa pública Gesplan y el Consorcio de Seguros, han
valorado los daños por la destrucción de cada vivienda habitual. Existe una clara
disparidad por parte de las distintas administraciones, en lo que al número de
afectados por pérdida de vivienda, se refiere.

El Estado, ha concedido 655 ayudas por un importe de 60.480,00 euros por
damnificado; por su parte, el Cabildo Insular de La Palma, otorgó 818 ayudas por un
importe de 10.000,00 euros por afectado; el Gobierno de Canarias, de momento ha
concedido 386 ayudas complementarias al Estado, que van desde los 19,20 euros
hasta los 30.000,00 euros.
El Gobierno de Canarias, por ser complementaria a las del Estado, se prevé que será de
655 afectados por perdida de vivienda, sin embargo, el Cabildo reconoce 163
afectados más. La cuantía máxima que puede obtener de ayuda un afectado es de
100.480,00 euros.

De momento, 386 damnificados han recibido la totalidad de las ayudas de las
diferentes administraciones. Si se toma como dato real la cifra de ayudas del Estado,
faltarían 269 damnificados por recibir las ayudas por parte del Gobierno de Canarias.
Hablan de la necesidad de que los damnificados recuperen el valor de lo perdido. Los
valores que ha reconocido el Estado por 386 viviendas sepultadas por el volcán, se
estiman en 77.424.248,81 euros. Las ayudas concedidas son 23.345.280,00 euros por
el Estado, 16.092.000,41 euros pagados por el Consorcio de Seguros, 10.571.039,36
euros concedidos por el Gobierno de Canarias y 3.860.000,00 euros por El Cabildo
Insular. La cifra total de ayudas y lo pagado por el Consorcio es de 53.868.319,77
euros. Para recuperar los valores de lo perdido reconocido por el Estado, faltarían
23.555.929,04 euros. Si existiera voluntad política de alcanzar los valores de lo perdido
para que fuera legal, no se está llegando, ni mucho menos, al enriquecimiento injusto.
Al no contar con los datos de los 269 damnificados que les falta por percibir ayudas, si
utilizamos porcentualmente los datos que contamos, se podrá estimar que puede
faltar por pagar, adicionalmente al valor de lo perdido como vivienda habitual, un total
de 39.974.636,06 euros.

Ante las cifras tan cambiantes de las diferentes administraciones, no nos atrevemos a
aseverar cuál es el número real de damnificados que han perdido su vivienda habitual.
La realidad de hoy, es que sólo un total de 207 damnificados de mutuo propio,
pidieron licencias para construir sus viviendas. Desconocemos el dato de cuántos se la
han podido comprar una vivienda. Siguen personas en los Hoteles, viviendo de alquiler,
en container, casas de madera y pisos cedidos temporalmente por el Gobierno de
Canarias.

El hecho de comprar suelos y construir viviendas, es inversión. Es necesario construir
viviendas de diferente tipología: pisos, viviendas unifamiliares, adosados. Los 100
millones del Estado para esta anualidad ya tendrían que estar encaminados a un plan
de vivienda inmediato.
Ni con el decreto de reconstrucción, ni con la Ley de los volcanes, se podrá habitar otra
vez, Alcalá, Todoque, El Pampillo, etc. Es la dura realidad que dejó atrás la erupción del
volcán. No la hagamos nosotros más cruda.